Durante el confinamiento son muchos los que optan por pasar parte de su tiempo libre en la cocina. El coronavirus nos ha llevado hasta este lugar de nuestras casas donde estamos aprovechando para aprender, mejorar, innovar, comer más sano… Sea como sea, tenemos que tener en cuenta que las medidas de higiene y seguridad que aplicamos para minimizar riesgos frente al Covid-19 deben ser extensibles a la hora de estar entre fogones.

Estas diez pautas nos ayudarán a reducir riesgos.

 

Extrema tu higiene personal

Debemos lavarnos las manos con frecuencia y cuidadosamente. Además, no olvides hacerlo antes de manipular los alimentos que vas a usar para dar forma a tu receta.

Superficies e instrumentos

La higiene también debe ser escrupulosa en la encimera, tabla e instrumental que vayas a emplear.

Protege los alimentos

Tápalos bien para que no les afecte el polvo, los insectos y otros contaminantes potenciales.

Ojo con los complementos

Si llevas reloj o joyas, lo más adecuado es quitárselo antes de empezar porque si contienen suciedad y microorganismos podrían contaminar la comida.

Los animales, prohibidos

Evita su presencia cuando estés elaborando tu plato para que no entren en contacto con los ingredientes.

Evita la contaminación cruzada

Si has usado tablas, platos o instrumental con alimentos crudos, no los uses otra vez con los cocinados sin haberlos lavado antes. Además, usa cubiertos limpios para servir.

Cocina suficientemente los alimentos

Siempre que el proceso y la receta lo permitan, los alimentos deben alcanzar una temperatura de 65 grados como mínimo durante, al menos, un par de minutos. Si los has descongelados, debes tener especial cuidado porque puede haber partes que no alcancen esa temperatura durante la cocción.

Refrigera la comida

Y hazlo cuanto antes después de haberla cocinado. No la dejes a temperatura ambiente porque es en este escenario donde las bacterias se multiplican más rápido. Actúa de la misma manera con las sobras.

Calienta lo justo

Lo más recomendable, tanto para la comida como para el consumo eléctrico, es caldear o templar únicamente la porción que vayamos a comer.

Alimentos refrigerados o congelados

Este consejo es aplicable fuera de la cocina: cuando vayas a hacer la compra, este tipo de comida es la última que tenemos que tomar y la primera que hay que poner en frío cuando regresemos a casa.

Leave a comment