Un buen sueño es el resultado de muchos factores. La alimentación también importa y tres nutrientes resultan claves para dormir y conseguir un sueño reparador. Aprende cuáles son y qué funciones desempeñan.

El sueño aparece natural e inevitablemente después de un día actividad, cuando llega la noche. Esto sucede si no lo estropeamos con comportamientos que alterar los ritmos del cuerpo, como un exceso de estímulos cuando se acerca la noche. También es importante la alimentación. En este sentido, los nutrientes juegan un papel muy importante en la regulación de los ritmos circadianos y los relojes biológicos del cuerpo, de los que depende el sueño.

NUTRIENTES BUENOS PARA DORMIR

Los más importantes son la melatonina melatonina, el magnesio y la acetilcolina.

MELATONINA

La melatonina es una hormona con propiedades antioxidantes. Es producida por el propio cerebro y proporciona un soporte integral a los ritmos circadianos. Además juega un papel fundamental en el funcionamiento del sistema inmunitario. Para estimular su producción interna son claves dos medidas:

  • Evita la exposición a la luz azul de las pantallas led y a cualquier tipo de iluminación artificial intensa por la noche. Si es posible mantén el dormitorio completamente a oscuras.
  • Despiértate temprano y exponte a la luz del día cuanto antes. 16 horas después, prepárate gradualmente para dormir. Conviene que cenes dos horas antes de acostarte.

La melatonina no es un nutriente esencial, puesto que el cuerpo lo produce en cantidades suficientes. Sin embargo, se encuentra en algunos alimentos, que aportan pequeñas cantidades. Las cerezas, las nueces son los más ricos, seguidos del plátano, los tomates, el arroz y la avena.

De todos modos, la manera más eficaz de tomar una dosis extra de melatonina es a través de un suplemento.

MAGNESIO

El magnesio es absolutamente crítico para el ritmo circadiano. Este mineral influye directamente en el reloj maestro del sistema nervioso central, situado en la glándula pineal, que produce melatonina.

Si los relojes corporales ya están alterados, es más difícil que el magnesio trabaje dentro de las células. Este proceso puede ser favorecido mediante el establecimiento de rutinas de comportamiento que te permitan aprovecharte de la exposición a la luz solar y reducir la recepción de luz azul.

El magnesio se encuentra en frutos secos como las almendras, en las legumbres, los cereales integrales y las verduras verdes.

ACETILCOLINA

La acetilcolina, uno de los principales neurotransmisores cerebrales, está muy involucrada en la gestión de los ritmos celulares diarios. Ayuda a proporcionar una “marca de tiempo” bioquímica a las células, un recordatorio de alarma neuroquímica dentro de las células para despertarse en ciertos momentos.

Este neurotransmisor permite el funcionamiento normal de las neuronas cuando estamos despiertos. Para sintetizarlo en el cerebro, es necesario proporcionarle ciertas sustancias a través de los alimentos. En este sentido, están indicados la lecitina de soja y el germen de trigo porque proporcinan fosfatidilcolina y de fosfatidilserina, precursores de la acetilcolina. 

Leave a comment