Existen algunos trucos basados en datos científicos, que funcionan para las personas que les cuesta trabajo para de comer antojos y quizás por ansiedad y pueden aplicarse para tratar de mitigar esto:

Fibra mucha fibra. Antes de cualquier comida consume una ensalada con kale, lechugas, muchas verduras, frutas o granos para sentirte lleno antes de devorarte cinco tortillas. La fibra extrae agua de tu cuerpo de los alimentos que has comido, y lo transporta a tu tracto intestinal, ayudando a conseguir saciedad. Un estudio de Journal of the American Dietetic Association encontró que añadir 6 gramos de fibra soluble (como semillas de linaza) a tus alimentos proporciona el poder de saciedad y evita que comas 260 calorías adicionales.

Olvídate de las harinas refinadas. Aunque pienses que una dona de chocolate te va súper llenar por horas, la realidad es que vas a conseguir el efecto contrario. El exceso de azúcar sube rápidamente la insulina en la sangre lo que provoca un choque de azúcar más tarde y desencadena querer comer más. Si consumes más proteínas en vez de carbohidratos simples te sientes más lleno y no te atascas en la siguiente comida.

Come con la mano izquierda. Si eres zurdo obviamente con la derecha. De acuerdo con Brandon Nguyen, co-fundador del sitio web de vida saludable, ChillPill, una forma sencilla para comer menos es usando la mano no dominante. La razón por la que funciona es que se necesita más tiempo para comer, lo que le da al estómago una oportunidad para indicar al cerebro que está lleno.

Espera 20 minutos. Entre un platillo y otro esperando 20 minutos le das chance a tu cerebro que llegue la señal de que está lleno. Cuando comes muy rápido esa señal tarda más tiempo en ser recibida y aunque tu estómago no pueda más tu cerebro aun no ha sido informado con esa noticia.

Evitar la distracciones. Mientras estás comiendo deja tu celular a un lado, no comas con la tele prendida, música o cualquier otra distracción. Un análisis realizado por Trends in Food Science & Technology afirmó que si comes con distracciones habrá interrupciones entre el cerebro y el estómago, por lo que es más difícil de controlar tu ingesta de alimentos. Esa es una de las razones por las que no puedes dejar de comer palomitas en el cine.

Leave a comment