Estos días de confinamiento han sido un espacio excelente para empezar nuevos hábitos alimenticios. Sin embargo, es muy posible que en el camino se presenten obstáculos que poco a poco nos vayan disuadiendo hasta abandonar por completo estos objetivos que buscan mejorar nuestra salud y físico.

Si hoy estás dispuesto a comenzar una dieta pero no sabes bien qué medidas tomar para que funcione a largo plazo, aquí te dejamos algunos tips:

 

1. Consulta a un nutriólogo

Para empezar a construir un régimen alimentario duradero es necesario establecer bases sólidas. Una de ellas es saber fundamentadamente cuánto es lo que debes perder y que hábitos alimenticios son los adecuados de incluir o excluir de tu dieta para lograrlo, y esto sólo es posible saberlo con una revisión personalizada. No importa cuánto investiguemos en internet o leamos al respecto, ninguno de esos medios entenderá exactamente cómo es que funciona nuestra rutina y cuerpo.

 

2. Siempre plantéate objetivos realistas 

Dietas las hay de todo tipo, algunas exigen ayuno, renuncias o incluso están basadas en fenómenos naturales como el movimiento de los astros. Y aunque muchas puedan resultarnos interesantes para experimentar o prometan resultados inmediatos, siempre será mejor empezar con objetivos reales que nos inciten a llevar ese tipo de alimentación por un largo plazo, en lugar de privarnos de alimentos a los que después de unos días regresaremos inmediatamente perdiendo todo el avance que habíamos logrado.

 

3. Aprender a comer

Si estás pensando en una dieta que te prive de alimentos que no son precisamente nocivos para la salud, tal vez no es la mejor opción. La clave para un buen físico es “aprender a comer”, no dejar de comer. Las sustituciones de alimentos serán algo de lo que tendrás que aprender más y que será clave para seguir disfrutado de comidas deliciosas y nutritivas que no permitan que sigamos subiendo de peso.

 

4. Indispensable hacer 5 comidas al día

Contrario a la creencia popular, omitir ciertas comidas no ayudará a que bajemos de peso, de hecho ocasionará todo lo contrario pues con la falta de nutrientes, nuestro hígado almacenará todos los disponibles para convertirlos en grasas y almacenarlas todas en el cuerpo hasta que se ingiera nuevamente alimento.

Hacer de 5 a 6 comidas bien planificadas y balanceadas al día será provechoso para ayudarte a bajar de peso y mantenerte activo el resto del día.

 

5. Dedícale tiempo a la planificación

Pensar previamente en el menú de la semana, organizar tus comidas de una manera balanceada, hacer las compras necesarias con debido tiempo y disfrutar de su preparación son algunas de las actividades que te ayudarán a disfrutar de una manera amigable y saludable todas tus comidas.

 

6. Complementa con otros hábitos

Definitivamente la dieta te será más fácil si la acompañas de nuevos hábitos. Hacer ejercicio y tomar mínimo dos litros y medio de agua pueden parecer indicaciones tediosas y difíciles de incluir en tu rutina, pero hacerlo podría facilitarte bajar de peso e inspirarte para continuar con tu régimen alimentario, pues ambas fomentarán la liberación de toxinas a través de la orina y sudor.

 

7. Por las noches

Sin duda, dormir de 7 a 8 horas diarias es algo que todos debemos hacer pero si estás haciendo dieta resulta clave, ya que durante el sueño intervienen dos hormonas relacionadas con el apetito, la ghrelina y la leptina. Cuando no descansamos lo suficiente, los niveles de ghrelina, que es la hormona del apetito, aumentan; mientras que los de la hormona reguladora del umbral de saciedad- leptina- se reducirán.

Finalmente, no olvides que para conseguir dormir bien es necesario que tomes una cena ligera para que los procesos de digestión no intervengan con tu descanso.

 

 

*Con información de Gastrolabweb*

Leave a comment