El 9 de noviembre de 2019 se cumplen tres décadas de la caída del muro que dividió físicamente a una nación y simbólicamente dos ideologías a nivel mundial. Casi el mismo tiempo que se mantuvo la separación entre Este y Oeste, desde el 13 de agosto de 1961 y lo haría ser el monumento histórico más representativo de la Guerra Fría.

Ahora, 30 años después, Berlín se abre al mundo para recordar y conmemorar con una serie de eventos aquella explosión de libertad que supuso la revolución pacífica de 1989, el día en que miles de personas cruzaron los puntos fronterizos para reencontrarse con sus familiares separados por el conflicto, dando por terminada la dolorosa división de una nación.

 

Un paseo por el muro

Tres décadas y la presencia del muro sigue muy patente en Berlín. Por un lado, porque es un momento histórico para no olvidar, y por otro, porque es un enorme reclamo turístico que atrae a miles de visitantes cada año.

Para adentrarse en el significado del muro es imprescindible darse un paseo por las calles de Berlín y visitar algunos puntos clave. Entre los pocos restos del muro que siguen en pie y los museos que lo conmemoran podrás hacerte una buena idea de lo que fue y de lo que es hoy día. Aunque hay muchos más, estos no deberían faltar en tu lista de lugares a visitar.

 

Checkpoint Charlie

Este punto de control fue el paso fronterizo más famoso de la ciudad y comunicaba la parte estadounidense con la parte soviética. Estuvo en funcionamiento desde 1945 y fue demolido en 1990, un tiempo en el que fue escenario de tensiones y trágicas huidas desde Berlín Este. En agosto de 2000, el cercano Museo del Muro inauguró una reconstrucción de la caseta idéntica a la original que funciona como atracción turística.

Museo del Muro

El museo comenzó en 1963 como una pequeña colección donde se recogían historias y tragedias del Checkpoint Charlie y hoy en día concentra una buena muestra de aquella época. Gran parte de la exposición recoge diversas e insólitas maneras de salida desde Berlín Este, como huidas desesperadas dentro de motores o asientos de coches, entre tablas de surf, en globos aerostáticos de fabricación casera… Ejemplos todos ellos del ingenio más urgente y necesario con los que muchos perdieron la vida.

 

 

Niederkirchnerstraße

A pocos metros del Checkpoint Charlie, en Niederkirchnerstraße, se encuentra uno de los tramos más representativos del Muro de Berlín, junto al museo de Topografía del Terror, que ocupa el lugar donde estuvieron las oficinas centrales de la Gestapo y la SS, y describe el aparato de seguridad de Hitler. Aquí se conservan unos 200 metros de muro, se aprecian bien sus bloques de 3,6 metros de alto y 1,2 de ancho, así como el tubo que coronaba toda la estructura.

 

Torre de vigilancia en Erna-Berger-Straße

Muy cerca de Potsdamer Platz, en Erna-Berger-Straße, se puede visitar una de las cinco torres de vigilancia del muro que aún siguen en pie. Está hecha de hormigón, cilíndrica por abajo y octogonal por arriba, con ventanas en todos sus lados para tener una visión de 360º. Hubo más de 200 como ésta. Fue restaurada para convertirse en un atractivo turístico que se puede visitar y subir hasta la cabina de observación.

 

Memorial y centro de documentación

El Gedenkstätte Berliner Mauer es el memorial que nos traslada a la época de división. Se encuentra junto a la que fue la línea fronteriza Bernauer Straße, donde se conserva un trozo de muro y una torre de vigilancia. Desde 2009 existe un centro de visitantes y un centro de documentación recoge el proceso de construcción del muro en 1961.

East Side Gallery

Con sus 1,3 kilómetros de largo es el mayor tramo del muro que se conserva en pie. Está en Mühlenstraße, junto al puente Oberbaum. Es conocido como la mayor galería de arte al aire libre del mundo ya que está decorado con graffitis de 118 artistas de 21 países, todos alegando un futuro libre y esperanzador. La obra más representativa, famosa y fotografiada por los turistas es la del beso de hermanamiento entre el líder ruso Leonid Brezhnev y Erich Honecker, líder de la República Democrática Alemana.

 

Las celebraciones de la caída del muro

Berlín lo tiene todo preparado para celebrarlo por todo lo alto. Aunque el momento elegido rodeará la fecha clave el 9 de noviembre, durante todo el año la ciudad acogerá numerosos actos y acontecimientos relacionados con la caída del muro, la división, la lucha por la libertad y el ansiado proceso de reunificación.

Festival

Del 4 al 10 de noviembre tendrá lugar el mayor evento conmemorativo. Durante siete días la ciudad se transformará a lo largo de siete localizaciones para crear una exhibición única al aire libre, creando una ruta de la revolución con espacios especialmente representativos de aquella época entre 1989 y 1990. Un festival de libertad, exposiciones, conciertos, charlas de ciudadanos que vivieron la caída, lecturas, proyecciones y un largo etcétera, tanto para berlineses como para cualquier visitante del mundo.

Exposición 1961-1989. El Muro de Berlín

Una exhibición sobre la división que explica las situaciones políticas e históricas del momento, intentando responder a las preguntas de por qué fue construido el muro, por qué duró tanto y por qué fue derribado. La exposición recoge objetos, documentos biográficos y numeroso material multimedia. Puede visitarse en el Gedenkstätte Berliner Mauer.

Nineties Berlin – Exhibición Multimedia

Una exposición para trasladarte al Berlín de los años 90, “una década de libertad y cambios vertiginosos”, tal y como la describe la exhibición, un momento de subculturas y mentes creativas abiertas al mundo.

André Kirchner – The City’s Edge

La Berlinische Galerie recoge una exposición fotográfica especial de André Kirchner denominada “Stadtrand Berlin” con imágenes tomadas a lo largo de la histórica frontera durante el proceso de reunificación tras la caída del muro.

Leave a comment