Vivir con tu pareja es un gran paso en la relación. El sólo hecho de imaginar que vas a compartir el día a día con el amor de tu vida, puede ser como un paraíso eterno. Después te das cuenta cuando ves ropa tirada, que no baja la tapa del WC, la cocina sucia, los platos sin lavar y un largo etcétera, que no todo era como lo imaginabas.

Antes o después, todas las parejas deben comprender lo que significa compartir su vida con otra persona: Ser más comprensivo, tener más paciencia de la habitual, respetarse mutuamente o soportar manías son algunas de las pautas a seguir para vivir en armonía, porque nadie es perfecto. Te compartimos algunas claves para que su convivencia no acabe con la relación.

Organización

Son muchas las cosas que van a tener que compartir y deben dejar claro antes que nada sus expectativas en cuanto a la convivencia. Pueden decidir cómo van a pagar el alquiler o comprar casa, si hacen o no una cuenta conjunta para gastos, así como las normas de limpieza, etc.

Todo de a dos es una buena estrategia. Por ejemplo, no tiene caso tener toda la vajilla disponible, si no se tienen visitas mejor dejar dos platos, dos tenedores, dos cuchillos, etc., así la carga de lavado será más liviana. Y ayudarse, en el caso de tener invitados, mientras uno lava, el otro seca y guarda.

Cada cosa en su lugar. No hay nada más estresante que llegar a casa después de un agotador día y encontrar un desastre. Busca muebles o recipientes especiales para depositar todo eso que está fuera de lugar; una canasta para la ropa sucia, algo para colgar las llaves. Para las cosas que no sabes dónde guardar, compra recipientes plásticos, bolsas organizadoras, archiveros para guardar las cuentas pagadas, etc. Para algo se inventaron esos artefactos.

Generosidad

La convivencia supone renunciar a muchos aspectos de tu intimidad, pero piensa que también de la suya. Hay que hacer un esfuerzo por respetar al otro como quieres que te respeten a ti, en cuanto a opiniones y manías en general.

El equilibrio de la relación se encuentra en la empatía y la capacidad para ceder, en ambos. No funciona si sólo uno es el que siempre cede y el otro no hace un esfuerzo por comprender la perspectiva de su pareja.

Paciencia

Se necesitan grandes dosis de paciencia para tolerar sus costumbres, pero si no hace daño a nadie, ¿porqué intentar cambiarlas? Recuerda que nadie es perfecto y que amas a tu pareja tal como es.

Si consideras que está siendo desconsiderado en acuerdos para limpiar, utiliza la psicología. Para hablar sobre su actitud y las cosas que hay que mejorar, parte destacando sus buenas acciones. Por ejemplo, si es muy trabajador o estudioso, parte la conversación resaltando estas cualidades. Sugiérele que las aplique en el cuidado de la limpieza o en arreglar un mueble. Siempre hay algo positivo que resaltar. Siempre.

Distancia

Dicen que a veces es mejor echarse de menos que al final echarse de más. Está muy bien que intenten hacer cosas juntos, pero también es aconsejable salir con los amigos por su cuenta, pasar un rato a solas, etc. Tampoco tienen que compartirlo todo.

Leave a comment