Tomar sol es un modo natural de obtener vitamina D, pero no es el único modo en que puedes proveer a tu cuerpo de este nutriente tan valioso. Por eso, a continuación abordaremos algunas maneras en que puedes obtener vitamina D sin tomar sol.

Pescados grasos

Estos alimentos como salmón, anchoas y sardinas son fuentes muy ricas en vitamina D. Estos alimentos, además, son muy versátiles, por lo que puedes preparar múltiples comidas con ellos.

Por ejemplo, puedes hacer una ensalada de atún acompañada de verduras. Otra opción sería sardina frita, mientras que el salmón lo puedes comer al vapor.

 

 

Productos lácteos

Es más que conocido el hecho de que la leche y los productos lácteos en general son alimentos que contienen vitamina D. Sin embargo, su aporte no es muy significativo a menos que sean alimentos enriquecidos.

Leche, yogur, y ciertos tipos de helado son productos lácteos que puedes incluir en tu dieta regular para percibir su aporte de vitamina D en tu organismo.

 

 

Carnes y huevos

También puedes encontrar vitamina D en la carne y en la yema del huevo. No es un aporte tan significativo como el de los pescados grasos, pero sigue siendo importante.

Champiñones

Además puedes absorber vitamina D a partir del consumo de champiñones, especialmente si ellos han sido expuestos al sol previamente.

La complicación más grande alrededor de los champiñones es que no suelen ser parte regular de la dieta cotidiana, por lo que puede ser complicado hallar su lugar a partir de un plato en particular.

La presencia de vitaminas en tu cuerpo es fundamental, por lo que conocer la manera en que pueden ser absorbidas en tu cuerpo es información que no puedes dejar de lado.

 

 

 

Leave a comment