Nuestro bello Sinaloa se caracteriza por ser parte del grupo de los estados más calurosos de México, las temperaturas a las que nos enfrentamos a diario y gran parte del año sobrepasan los 35°, lo que incrementa la pérdida de líquidos y sales minerales en el organismo, además si la exposición al calor es larga, el cuerpo se vuelve incapaz de regular su propia temperatura aumentando el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Detectarlo es tarea fácil, sólo se deben reconocer sus síntomas, los cuales son: sudor y sed intensa, sequedad en la boca, mareos, confusión, desorientación, piel seca, agotamiento, cansancio, vértigo, dolor de cabeza, agitación, calambres musculares, dolor de estomago y falta de apetito.

Estos síntomas suelen ser débiles, por lo que muchas de las personas tienden a ignorarlos dejando pasar la advertencia que su cuerpo esta mandándoles o se confunden y piensan que tienen otro padecimiento.

Para prevenir este mal producido por una ola de calor o de altas temperaturas, es necesario tomar precauciones siguiendo los siguientes consejos:

  • Evitar la exposición al sol durante las horas de más radiación, entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.
  • Procura elegir las primeras horas del día para realizar toda clase de actividades al aire libre o deportivas.
  • No esperes a tener sed para tomar líquidos.
  • Lleva ropa ligera que permita la transpiración, así ayudarás en la ventilación del cuerpo.
  • Bebe agua con más frecuencia y en mayor cantidad a la que acostumbras.
  • No consumas alimentos ni muy pesados, ni muy calientes, que dificulten la digestión.

Existen distintos factores que hacen más vulnerables a unos que a otros ante una ola de calor, por ejemplo, la edad (los adultos de la tercera edad y niños son más débiles ante las temperaturas altas), personas con enfermedades cardiacas, renales, neurológicas o que toman medicamentos como ansiolíticos, antidepresivos y diuréticos.

Disminuir la temperatura corporal colocando tela mojada o hielo en las axilas, mover a la persona a un sitio con sombra y de preferencia refrigerado, colocarle los pies en alto y vigilarle la temperatura cada 15 minutos son remedios fáciles al alcance de cualquiera que se pueden realizar para combatir un golpe de calor y evitar llegar a una insolación.

Leave a comment