Así como a los grandes les cuesta volver al trabajo después de las vacaciones, para los chicos volver al colegio también significa un cambio radical. Tratar de incorporar ciertos hábitos y rutinas para que nuestro hijo no empiece de pronto, con todo junto, es una buena manera de ayudarlo a retomar este comienzo de clases lo mejor posible:

1- Planificar una visita al pediatra antes de que empiece el cole: nunca está de más una visita al pediatra semanas antes de que empiece el colegio. El ingreso a primer grado, por ejemplo, coincide con la edad de aplicación de algunas vacunas y con controles oftalmológicos, bucales y auditivos que es bueno conversar con el pediatra para hacerlos antes de empezar las clases.

2- Pensar juntos lo que va a necesitar para el colegio y hacer una lista: ir a comprar los útiles escolares que quedaron pendientes y, si se puede, dejar que elija los que más le gustan. Probarle el uniforme y zapatos del año pasado para ver si le quedan y ver si la mochila está en condiciones para volver a usarla.

3- Armar un calendario: pueden crearlo juntos o comprarlo en la librería, y allí anotar las actividades previstas para esos días que quedan e ir tachándolos a medida que avanzan. A los chicos les ayuda mucho para organizarse mentalmente, ver el paso de los días y saber cuánto tiempo falta para cada cosa.
4- Ir a visitar el colegio juntos: si se trata de un colegio nuevo, visitarlo juntos para que el niño lo conozca y pueda armar una idea acerca de cómo serán sus días en la escuela. Aprovechar esta visita para pedir la lista de útiles, uniforme, etc. y sugerencias de dónde comprar.

5- Rutinas al día: una semana o diez días antes es muy útil volver a las rutinas de la época escolar. Durante las vacaciones lo habitual es que los horarios de sueño, las comidas, el tiempo frente a las pantallas, etc. sean más flexibles, por eso, días antes de regresar a la rutina escolar es importante reacomodarlos para que al niño no le cueste tanto el comienzo del ciclo lectivo. Esto le permitirá ordenarse mejor y hacer de esta transición algo más llevadero.

6- Desayunar juntos todas las mañanas: si habían dejado de hacerlo, comenzar días antes a desayunar juntos para empezar el día como lo harían en época de clases, creando un momento en el que puedan charlar de lo que espera del colegio, sus miedos y ansiedades, etc.

7- Planear un “menú especial” para la primera semana: organizar las viandas o las comidas en casa de esa primera semana de clases invitándolo a que elija sus platos preferidos.

8- Crear un libro de las vacaciones: dentro de estas actividades previstas antes de que empiece el colegio, armar un libro con las fotos o los momentos de las vacaciones es una buena idea. Se puede crear un collage o, si sabe escribir, un libro donde cuente lo que más le gustó de sus vacaciones y otros relatos.

9- Invitar a un amiguito del cole: que un compañerito del colegio vaya a casa a jugar una tarde antes de que empiece la escuela le hará más fácil el regreso al niño.

10- Apaciguar los nervios del primer día: recordarle que todos están un poco nerviosos el primer día de clase y que en muy poco tiempo tanto él como sus compañeritos se irán acostumbrando a la nueva rutina. Para apaciguar los nervios es importante hacer foco en las cosas positivas de este nuevo comienzo, como ver a viejos amigos, conocer a nuevos compañeritos, llevar cosas nuevas para estrenar, etc.

Leave a comment