La quiropráctica es la profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de las alteraciones del sistema músculo-esquelético, y de los efectos que producen estos desórdenes en la función del sistema nervioso y en la salud en general.

Pone especial énfasis en la capacidad inherente de curación del organismo y en el predominio del sistema nervioso en relación con los demás sistemas en cuanto al control del equilibrio general del cuerpo humano u homeostasis. El tratamiento es fundamentalmente manual, siendo característica única de nuestra profesión el ajuste vertebral manual específico.

Tradicionalmente se ocupa de la detección, análisis y corrección de la subluxación quiropráctica o complejo de subluxación vertebral. La subluxación quiropráctica es un conjunto de cambios funcionales, estructurales, o incluso patológicos, que comprometen la función del sistema nervioso, pudiendo influir en la normal actividad de otros sistemas del organismo y, en consecuencia, en la salud.

La columna vertebral y el sistema nervioso: la red de la salud

El cerebro controla todas las funciones del organismo a través de una extensa red de comunicación: el sistema nervioso, que llega a cada órgano, cada célula de tu cuerpo. Cada movimiento que haces, cada sensación que percibes, cada proceso vital que tu cuerpo está realizando de manera automática ahora mismo, como el latido de tu corazón, tu respiración o mantener óptima tu tensión arterial, se realizan gracias a este fantástico ordenador central y sus extensiones. Es lo que permite que tu cuerpo funcione de manera armoniosa en cada momento y mantenga su estado natural de salud.

Este aparato delicado e increíblemente complejo está protegido por los huesos del cráneo y de la columna vertebral, eje central del sistema locomotor. Desde ahí se ramifican una infinidad de redes nerviosas que llegan a cada parte de tu cuerpo para que esta inteligencia innata pueda expresarse en su totalidad y mantenerte vivo y sano.

Ciencia, arte y filosofía

Ciencia por su formación universitaria y los conocimientos científicos en los que se basa. Arte por el largo aprendizaje de años que requiere la realización del ajuste manual específico. Pero la identidad y particularidad de la quiropráctica reside sobre todo en su filosofía, en su visión del ser humano, ya que de ella deriva su ejercicio.

La quiropráctica reconoce que el cuerpo es mucho más que la máquina más perfecta y sofisticada del universo: dispone de una capacidad de auto-regeneración que en ámbitos quiroprácticos se conoce como inteligencia innata. Esa misma inteligencia, esa misma fuerza que a partir de la unión de dos células ha podido construir un ser humano, es la mejor situada para curar ese mismo cuerpo y mantenerlo sano a lo largo de su vida.

Esa inteligencia se expresa a través del sistema nervioso: el cerebro y las redes de comunicación que lo conectan al resto del cuerpo.

La misión del quiropráctico consiste en asegurarse que esta inteligencia innata, esta capacidad del mismo cuerpo para curarse y estar sano, puede expresarse plenamente, libre de interferencias que pudieran mermar esa capacidad. Las interferencias, producidas por varios factores, se forman principalmente en la columna vertebral, por lo que el quiropráctico concentra la mayor parte de su atención en esta zona.

¿Qué hace el quiropráctico? Desarrollo de una visita en una consulta.

El doctor en Quiropráctica, escuchando tu historial y haciéndote las preguntas oportunas, se esforzará en entender la génesis de tus problemas de salud y de las subluxaciones vertebrales. Prestará particular atención a los aspectos de tu estilo de vida que puedan estar jugando un papel en el desarrollo de tus problemas. Consultará las pruebas y exámenes que le hayas traído (rayos X, escáner, TAC), y procederá a un reconocimiento quiropráctico, incluyendo el examen postural, capacidad de movimiento, análisis de ciertos mecanismos neurológicos, examen manual directo de la función articular de las vértebras u otras articulaciones, y de otras áreas del cuerpo que puedan estar relacionadas con el problema.

Luego analizará y hará una síntesis de los datos recogidos para formar su opinión profesional. Antes de continuar te expondrá sus conclusiones y, si decide aceptar el caso, el programa de ajustes necesario y los objetivos perseguidos.

El quiropráctico colabora con los demás profesionales sanitarios y no dudará en orientar a los pacientes que lo necesiten hacia otros especialistas si el estado de salud del paciente así lo requiere.

La recuperación y mantenimiento de la salud es un trabajo de equipo, y una vez empezado, además de proceder a la realización de los ajustes, también insistirá en los aspectos de tu estilo de vida sobre los cuales deberás actuar para fomentar esa capacidad de tu cuerpo para mantenerse sano (ejercicio, relajación, alimentación, actitud mental).

Leave a comment