Por su entrenamiento, cualidades profesionales, competencia clínica y conducta ética, es un especialista en Neumología altamente capacitado, que labora actualmente en el Hospital Ángeles de Culiacán y en el Hospital General de Culiacán, donde es parte del protocolo de trasplante de pulmón, el cual se espera sea una realidad en Sinaloa.

Por: Eleana Carrasco

Certificado como profesional de la salud capacitado para el tratamiento del tabaquismo por la Oficina Nacional para el Control del Tabaco y el Consejo Mexicano del Tabaco, certificado en Neumología Adultos por el Consejo Nacional de Neumología A. C., experto en Pruebas de Funcionamiento Respiratorio por el National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH) de Estados Unidos de América, maestro titular de Neumología en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), miembro de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax, así como de la Asociación Latinoamericana de Tórax, de la European Respiratory Society y de la Sociedad Médica del Hospital Ángeles, el Dr. Edgar Urquidez Bazúa es un médico especialista en Neumología, cursada en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), principal institución encargada en la investigación y la atención de las enfermedades respiratorias en nuestro país y con reconocimiento a nivel internacional.

Con tradición familiar de profundo respeto y amor a la medicina, el Dr. Urquidez, nacido en Culiacán, Sinaloa el 20 de enero de 1982, es hijo del Dr. Miguel Ángel Urquidez Bazúa, neurólogo pediatra y de Ascención Bazúa Beltrán, enfermera quirúrgica. Estudió la Licenciatura en Medicina en la Universidad Autónoma de Sinaloa, realizó su internado y servicio social en el Hospital Civil de Guadalajara, cursó dos años en Medicina Interna en el Hospital Civil de Culiacán y la subespecialidad de Neumología en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER). Formó una familia junto al amor de su vida, la arquitecta Melina Ochoa Fernández, con quien tiene al pequeño Mateo.

¿Por qué eligió estudiar medicina?

Desde chico he visto a mis padres dedicar sus vidas a la medicina; mi padre, médico neurólogo pediatra; mi madre, enfermera quirúrgica; esa admiración hacia mis padres, el ver lo que hacían, me gustó la medicina. Afortunadamente no tuve que decidir entre otra carrera ni ir a clases de orientación vocacional, dije desde niño ‘voy a ser médico’. Y me gusta, el tema de la salud es muy importante y en el cual hay que tener vocación, tener disciplina, perseverancia, constancia. El tratar con enfermos, yo he sido paciente y sé que venimos muy vulnerables ante el médico. Poder ser un instrumento para ayudar; siempre me gustó poder ayudar y poder vivir de eso, hacerlo mi profesión. Sí tuve mucha influencia por mi padre, me gustaba mucho ver lo que hacía, cómo trabajaba.

¿Qué ha sido lo más difícil en su carrera, doctor?

Lo más difícil han sido todos los sacrificios que lleva el estudiar esto. El nacimiento de mi hijo, no estar presente cuando nació porque estaba estudiando en la Ciudad de México. El enfrentarte a un sistema de salud con carencias, con muchas carencias, porque no tenemos con qué trabajar muchas veces, el Hospital General hace muchos esfuerzos; hay muchas cosas, la verdad hay mucha deficiencia.

¿Y lo mejor?

Lo mejor ha sido la satisfacción de ver a mis pacientes, ese agradecimiento que te dan cuando ya pueden respirar, porque no poder respirar es una angustia muy fuerte con sensación de muerte. Poder ver a mis pacientes caminando, respirando. Y de llevar día a día mi trabajo, de ver a mi familia crecer.

¿Por qué Neumología?

El aparato respiratorio es uno de los órganos básicos, es el que se encarga de intercambiar gases, la patología respiratoria es muy amplia y frecuentemente subdiagnosticada, por eso me enfoqué hacia Neumología, que comprende diversas ramas. La piel y el aparato respiratorio son los órganos que más están en contacto con el medio ambiente, al respirar movemos un litro de aire, aproximadamente movemos nueve mil litros de aire al día, entonces los pulmones funcionan como un filtro, y son propensos a diferentes cambios ambientales, a la contaminación; es de vital importancia el medio donde nos desenvolvemos, por ejemplo, una persona que trabaja con exposición a algún tipo de humo, de solventes, también cuando nosotros mismos que nos autolesionamos fumando, inhalando sustancias, ocasiona muchas enfermedades, el aparato respiratorio es muy variado y complejo.

En su especialidad, ¿qué es lo que más atiende?

Como neumólogo, estoy encaminado a enfermedades del aparato respiratorio, atendemos a muchos pacientes con asma, con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), a fumadores, a pacientes con diferentes tipos de enfermedades infecciosas como son neumonía, tuberculosis, pacientes con cáncer de pulmón, detección oportuna de cáncer, manejo de cáncer pulmonar, pacientes con enfermedades ocupacionales, aquellos que trabajaron con solventes, con polvos, en minas y expuestos a mucho humo, ya sea a humo de leña, humo de tabaco, etc. Le brindamos atención y tratamiento a pacientes con complicaciones que ya tuvieron enfermedades pulmonares que les dejaron secuelas, por ejemplo, los de tuberculosis, pacientes con dificultad respiratoria, pacientes con alguna malformación en su caja torácica que les impide el respirar adecuadamente, entre otros.

¿Cuáles son los síntomas por los cuales una persona debe asistir al neumólogo?

Son muchos, especialmente al presentar enfermedades agudas. Hablamos de agudas las que presentan en los primeros días con falta de aire, la tos intensa, y algunos padecimientos como la tos crónica esa tos que no se sabe por qué pero está tosiendo, de hecho, esa tos es un mecanismo de alerta, que algo está pasando. Se llama tos crónica aquella de más de tres semanas sin causa identificable. También cuando hay diferentes enfermedades del aparato respiratorio como neumonías, gripes que se van complicando, pacientes con asma que no estén bien controlados, pacientes con EPOC que no estén bien controlados, aquel paciente que tose sangre, esa es una alerta. Así como pacientes con factores de riesgo deben de acudir para hacerse un chequeo de que no haya problemas y que estén propensos a desarrollarlos.

El año pasado se anunció que estaba promoviendo el trasplante de pulmón en el Hospital General, ¿qué nos puede decir al respecto?

Soy parte del protocolo de trasplante pulmonar, el cual desde hace diez años no se realiza en México. El Hospital General y todo el grupo de trasplantes, preocupado por esto, inició un protocolo para implementar el trasplante pulmonar en Culiacán, apoyado por su servidor y un cirujano de tórax, somos los que encabezamos el protocolo de trasplante pulmonar. Actualmente estamos buscando el material, reuniendo todos los requisitos de COFEPRIS, todos los requisitos que se necesitan de salubridad, más que todo, juntando material, trayendo especialistas, estamos haciendo el protocolo todavía porque es bastante complejo el trasplante pulmonar.

¿Algún consejo que le quiera dar a nuestros lectores?

Recomiendo mucho no automedicarse. Cuando hay una infección respiratoria, alguna enfermedad respiratoria, acudir pronto con el experto para que esto no se complique.

Más que todo, mi consejo es irnos a la prevención, evitar factores de riesgo, como estar en contacto con sustancias irritantes a los pulmones, ya sea humo, dejar de fumar, dejar de consumir alguna sustancia inhalada, no exponerse a cambios bruscos de temperatura, recomiendo mucho la vacunación en los cambios de estación, por ejemplo ahora que ya entramos a otoño-invierno, recomiendo mucho que se vacunen para la prevención de influenza y neumonía.

doctorurquidez.com

Leave a comment