La carne roja siempre se ha considerado como una alimento primordial en nuestra dieta, en la actualidad el adquirir este tipo de alimentos calóricos se ha vuelto realmente fácil de conseguir, es una de las bases de la comida rápida, lo que hace que sea mayor su consumo.

Este alimento proteínico beneficia a nuestro cuerpo por medio de los nutrientes que contiene como aminoácidos, hierro, zinc y vitamina B12, sin embargo, la Asociación para la Investigación del Cáncer de Estados Unidos recomienda que solamente se deben ingerir 400 gramos de carnes rojas a la semana, ya que su consumo excesivo podría afectar nuestro organismo de distintas maneras.

Debido al elevado nivel de grasas saturadas que contiene este tipo de alimento se vuelve perjudicial para dos de nuestros órganos, el colon, haciéndonos mas propensos a desarrollar cáncer en este órgano, y el corazón, favoreciendo al desarrollo de enfermedades cardiovasculares ya que la carne roja contiene una sustancia que facilita la entrada de colesterol en el torrente sanguíneo.

La producción de este tipo de alimentos también afecta al medio ambiente. Tan solo para cultivar el alimento de un ganado se necesita miles de litros de agua y el producir un kilo de carne necesita alrededor de diez mil litros de agua, además el metabolismo de las vacas produce un gas más fuerte que el dióxido de carbono, el metano.

Si queremos vivir más sanamente y cuidar de nuestro planeta debemos reducir el consumo de carne a dos veces por semana como máximo.

Leave a comment