Desde hace unos meses las emociones son grises y a veces se oscurecen, pero poco a poco se van poniendo color verde. A pesar del confinamiento, muchas personas han encontrado en las plantas una manera de revivir la esperanza. Las plantas dan el sosiego de resguardar a un ser vivo que lentamente hace magia con muy poco.

La jardinería doméstica ha crecido de manera exponencial durante los últimos tiempos, la belleza y la paz que provoca contemplar con paciencia el crecimiento de una especie ha sido, en gran medida, un paliativo emocional ante la adversidad.

Si bien el mundo entero ha tenido que aprender a vivir y convivir en una misma pausa, en el Jardín Botánico Culiacán las actividades también se detuvieron. Poco a poco se han ido retomando los espacios porque la naturaleza es la compañera que necesitamos para sanar y fortalecernos más allá de la salud física. Rodearnos de plantas y cuidarlas, es uno de los caminos más simples y efectivos para mejorar nuestro estado de ánimo.

Un estudio publicado en 2015 en el Journal of Physiological Anthropology, concluye que la convivencia con plantas en los espacios interiores puede reducir el estrés psicológico y fisiológico del cuerpo humano. Los investigadores demostraron –con datos de diferenciación semántica, frecuencia cardiaca y presión arterial– que las actividades como trabajar frente a una computadora y trasplantar una especie, desencadenan cosas muy distintas en el cuerpo humano.

Al comparar los resultados entre 24 sujetos, el estudio mostró que la interacción de un individuo con plantas reduce su estrés psicológico, al contrario del trabajo mental sedentario. Esto se debe a la supresión de la actividad del sistema nervioso simpático y, en cambio, las plantas ayudan a incrementar las reacciones químicas de emociones naturales y agradables.

Por esto, aprender a manipular y cuidar las plantas de interior es una de las razones para que el Botánico se enfoque en el amor por la naturaleza incluso en pequeños espacios y el diseño amigable con la flora.

¿Cuáles son las recomendaciones para tenerlas en casa? En términos prácticos, son los siguientes:
Para entornos cerrados o con aire acondicionado, se recomienda la palma rafis y la hoja elegante, para espacios semiabiertos con iluminación la garra de tigre y la oreja de burro, y para espacios muy reducidos como un escritorio o una mesa, la peperomia. Cabe destacar que cada especie tiene cuidados distintos, pero en términos generales hay que regar una vez que la tierra esté seca, removerla de vez en cuando para que el agua se filtre bien, fertilizar dos veces al año y reducir el riego durante el invierno.
Todas las especies mencionadas están disponibles en el Vivero del Botánico, ubicado en la esquina de Universitarios y Carlos Lineo, donde el personal atiende con todas las medidas de prevención y seguridad sanitaria.

 

 

Por: Alina Midori Hernández

Facebook: BotanicoCLN
Instagram: BotanicoCLN

 

 

¿Quieres unirte a la labor de la Sociedad Botánica?
Escríbenos a vinculacion@botanicoculiacan.org
Facebook / Instagram: BotanicoCLN
WhatsApp: 6677957136

Leave a comment