Los pesticidas están por todas partes. Un reciente estudio realizado por el Departamento de Agricultura de EE.UU. mostró que el 65% de los productos analizados daban positivo por tener residuos de pesticidas.

Incluso si el producto se ve fresco, limpio y saludable todavía podría tener la mayoría de los pesticidas tóxicos que se utilizaron para proteger el crecimiento del cultivo. Las principales víctimas son las papas, fresas, manzanas, guisantes, uvas, apio, espinacas, pimientos morrones, tomates cherry y nectarinas.

El caso de las nectarinas es especialmente preocupante debido a que un 99% de los productos probados tenían residuos de pesticidas.

Como nota positiva, también hay frutas y verduras con una puntuación baja en la presencia de residuos de plaguicidas. Tal es el caso de los aguacates, anotando un maravilloso 1% de las muestras, lo que demuestra una vez más que los aguacates son increíbles para la salud.

Los productos más limpios son los kiwis, berenjenas, cebollas, maíz dulce, piña, camote, mango, papaya y col. Se puede disfrutar de estos productos con relativa facilidad. Pero si estás deseando comer una jugosa manzana Fuji, ¿qué se puede hacer?

La mayoría de los supermercados ofrecen una gran variedad de productos de limpieza de vegetales. Sin embargo, siempre puedes hacer súper fácil tu propio limpiador y sólo requiere un ingrediente común de la casa: vinagre blanco.

Limpiador de vegetales casero

La receta para limpiar vegetales es simple: 90% agua y 10% de vinagre blanco. Se recomienda mezclar los ingredientes en un recipiente grande para que haya espacio suficiente para que las frutas y verduras puedan limpiarse adecuadamente. Simplemente hay que dejar el producto en la mezcla durante unos veinte minutos y se enjuaga con agua fría. Si después del proceso percibes un olor a vinagre en tus frutas y verduras, siempre se puede utilizar agua de limón para ayudar a eliminar el hedor.

Si tienes algún tipo de fruta frágil como por ejemplo arándanos, recomendamos no dejarlas en la mezcla durante los veinte minutos. Los arándanos son conocidos por tener la piel porosa y la mezcla casera con vinagre puede acabar con su sabor natural.

Después de terminar, te darás cuenta de que en la parte inferior del cuenco aparecen residuos extraños. Como habrás adivinado, son los residuos de plaguicidas que se escondían en tus frutas y verduras.

Si estás particularmente en contra de usar vinagre debido a su olor, no te preocupes, hay una alternativa. Según el Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente, el uso de un 2% de agua salada puede eliminar los pesticidas de tus productos.

Usando estos métodos es muy probable que se reduzcan los residuos hasta en un 70%. Aunque habrá siempre alguno oculto en los pliegues y grietas que son demasiado difíciles de lavar manualmente.

Tomarse un tiempo en preparar y limpiar los alimentos tiene enormes beneficios para la salud de tu familia. Ya sea incorporando productos orgánicos o eliminando los pesticidas, el objetivo es avanzar poco a poco en mejorar la nutrición necesaria para mantener tu cuerpo con un rendimiento óptimo.

Leave a comment