Los autores del estudio hablan de “algo nunca visto hasta ahora”

El profesor de la Universidad de Calvin, Larry Molnar y sus estudiantes, junto con colegas del Observatorio de Apache Point y de la Universidad de Wyoming, prevén que una gran explosión en 2022 cambie el aspecto del cielo de forma visible.

Todo comenzó cuando el profesor Larry Molnar y su estudiante Daniel Van Noord asistieron a una conferencia de astronomía en 2013 impartida por Karen Kinemuchi quien presentó su estudio de los cambios de brillo de la estrella conocida como KIC 9832227, que concluyó con una pregunta: ¿Es pulsante o binaria?

Stars in the Night Sky, Milky Way Galaxy

Lo primero que hicieron fue observar cómo el color de la estrella se relacionaba con su brillo, por lo que se determino que se trataba de un sistema binario. De hecho, descubrió que en realidad se trataba de un sistema binario “de contacto”, en el que las dos estrellas del sistema comparten una atmósfera común. Después Daniel Van Noord, “logró determinar un periodo orbital muy preciso con los datos del satélite Kepler, y se sorprendió al descubrir que ese periodo era ligeramente inferior al que mostraban los primeros datos del satélite”.

Esto le hizo recordar al profesor Molnar un estudio del astrólogo Romuald Tylenda donde estudiaba como la estrella V1309 Scorpii se estaba comportando justo antes de explotar de forma inesperada en 2008, produciendo una nova roja, uno de los tipos conocidos de explosión estelar. Los registros anteriores a esa explosión mostraban una binaria de contacto, con un período orbital cada vez más corto y a velocidades cada vez mayores, como sucede con la KIC 9832227. En 2015 presentaron sus resultados a la Sociedad Astronómica Americana, señalando que KIC 9832227 puede seguir los pasos de V1309 Scorpii. En los dos años posteriores, Molnar y su equipo exploraron todas las interpretaciones alternativas a su conclusión y las descartaron.

“En conclusión, pensamos que nuestra hipótesis de la estrella de la fusión debe ser tomada en serio en este momento y deberíamos estar usando los próximos años para estudiar esto intensamente para que, en el caso de que explote (…) sepamos qué llevó a esa explosión”, agrega el científico.

El científico cree que la explosión será tan luminosa que no se necesitarán telescopios para verla. Según él, la estrella aumentará en diez mil veces su luminosidad dentro de la constelación del Cisne, pasando a ser una de las estrellas más brillantes del cielo.

Leave a comment