Esbelto, ágil y muy fotogénico, el caballo es el mejor amigo y compañero de entrenamiento que una modelo moderna puede tener. Mientras que muchas practican Dogpound o ballet para alcanzar largas y delgadas figuras, un grupo cada vez mayor de modelos de las pasarelas internacionales abraza los beneficios consagrados de un estilo de vida ecuestre.

Montar a caballo es sin duda una excelente opción para cargarte de energía positiva, mantenerte en forma, superarte a ti mismo y divertirte, ya que es un deporte muy completo en el que tonificas músculos abductores, glúteos, pero también hombros, espalda y abdominales, se queman aproximadamente 500 calorías por hora y fortalece el corazón.

Además de los beneficios físicos, también ejerce una importante labor desde el punto de vista emocional y psicológico, debido a la convivencia con estos bellos amigos, ayudando a superar los miedos, ganar confianza, tener un mayor autocontrol. Esta disciplina es una escuela de rigor que exige cualidades sólidas como la rectitud, la satisfacción por el esfuerzo y concentración, y que se practica al aire libre en contacto con la naturaleza. En definitiva, es una de las actividades que aporta más posibilidad de desconexión y relajación

En una entrevista reciente, Bella Hadid – campeona ecuestre y modelo estadounidense cuya familia vivió en un rancho de caballos durante 10 años –, comentó que, en el pasado, pensaba en caballos mientras posaba para la cámara para evocar una sensación de gusto.

Y ella no es la única Hadid con fiebre equina: su hermana Gigi toma las riendas en ocasiones, como se puede ver en Instagram. Ambas Hadid sirven como evidencia de los beneficios de galopar. Montar a caballo requiere de considerable carga de fuerza en las piernas, que se traduce en cuerpos preparados para las minifaldas y vestidos cortos que se ven espectaculares en las hermanas.

La actriz y modelo Kate Upton también montaba a caballo; y la It Girl y modelo británica, Edie Campbell, todavía practica equitación al tomar descansos de las campañas de sesiones de fotos para participar en las competencias nocturnas junto a su yegua Dolly – algunas veces luciendo un tutú de Gucci. Y cuando no está pisando las pasarelas, Amanda Murphy puede ser encontrada en Chicago pasando el tiempo con sus amigos equinos.

Desde una perspectiva selfie-snap, los caballos son la moda como compañeros: Aparte de su belleza etérea y una sensación de calma de otro mundo, parecen acentuar la fuerza de las mujeres a sus lados.

Leave a comment