Actualmente una importante cantidad de personas busca llevar una vida más saludable y para ello, se ha puesto en tendencia una alimentación más consciente, acompañada por ejercicio y por complementos, este es el caso de la espirulina​, un suplemento dietético que está hecho por un un alga unicelular azul verdosa, la cual se ha vuelto tendencia por ser una fuente importante de proteínas, vitaminas y minerales, así como su alto valor nutritivo.

Su presentación es regularmente en polvo o cápsulas y se utiliza como un complemento dietético y nutricional para los deportistas y personas que buscan bajar de peso, ya que producen un efecto saciante. En este sentido algunos consideran que es un superalimento, aunque los expertos en nutrición no gustan de llamarlo así debido a que no está hecho con base en un alimento concreto, sino que es resultado de una combinación de productos que son nutrientes.

Si bien la espirulina es una microalga del género de la cianobacteria Arthrospira, en específico de las especies Arthrospira platensis y Arthrospira maxima, la cual es capaz de realizar fotosíntesis de forma acuática. Está conformada por un pigmento azul natural, único en la naturaleza, la ficocianina, que actúa como un poderoso antioxidante para el ser humano, y su color verde, que proviene de la clorofila.

Nutrientes para el organismo

En la última mitad del siglo XX comenzó a cultivarse la espirulina para uso industrial gracias a sus diversas propiedades, las cuales te compartimos aquí:

Proteínas: contiene una proporción superior a otras fuentes que las contienen e incluso aportan un 65 por ciento al organismo.

Mejora la digestión: como esta microalga carece de celulosa es más fácil de digerir para el organismo, incluso para personas con mala absorción intestinal.

Lípidos: los ácidos grasos esenciales ocupan una importante proporción en la espirulina, mismos que son cruciales para el almacenamiento de energía y el desarrollo de la membrana celular.

Minerales: entre sus componentes se encuentran el potasio, magnesio, calcio, zinc, manganeso, selenio, hierro y fósforo.

Vitaminas: contiene una alta cantidad de vitamina E, el betacaroteno y todas las del grupo B.

Contraindicaciones de la espirulina

A pesar de todos estos beneficios, se debe consumir con precaución en personas que consuman medicamentos que puedan incrementar el riesgo de hemorragia, de embarazadas o lactantes, en pacientes con hiperuricemia, hipertiroidismo, fenilcetonuria, enfermedades del hígado o autoinmunes. Por ello, es recomendable consumirla de forma responsable y siempre que no haya problemas de salud crónicos, además de que se aconseja consultar con un especialista en la salud para asegurarse de no sufrir algún efecto secundario.

 

 

*Con información de Gastrolabweb*

Leave a comment