¿te sientes la mayor parte del día agotado, irritable, con dolores de cabeza y estomacales?, lo más seguro es que tu cuerpo tiene demasiadas toxinas.

Un estudio de la Universidad de Alberta (Canadá) revela que cuando el fluido linfático es espeso y lento en la eliminación de toxinas, los músculos no reciben la sangre que necesitan, los órganos sufren dolor y rigidez, y los niveles de energía disminuyen.

Descubre los síntomas de toxinas que podrías tener y no dejes que repercutan más en tu cuerpo.

Mal aliento

¿Te lavas la boca y sientes como si no lo hubieras hecho? Esto se debe a las bacterias de la boca, hígado o colon que tienen problemas para eliminar las toxinas y te generan halitosis.

Sensibilidad a los olores

Si de repente no soportas ciertos olores, podría ser un indicativo que el hígado no esté funcionando correctamente.

Piel irritada y con granos

Cuando el cuerpo tiene toxinas reacciona de forma inmediata en la piel, sobre todo en la de la cara y en algunos casos con barros en la espalda o glúteos.

Fatiga constante

Aunque duermas bien, durante el día tienes periodos en los que te sientes cansada y si tomas café o algo dulce “para despertar” aumentarás las toxinas.

Aumento de peso

Si estás tratando bajar de peso desde hace un tiempo por medio de ejercicio y una alimentación balanceada, pero no lo logras, podría deberse a un problema hormonal en el que las toxinas provocan el aumento de peso.

Padeces estreñimiento

Cuando el cuerpo tiene exceso de toxinas los intestinos se ven afectados. Además del malestar estomacal este padecimiento puede provocar dolores musculares y de cabeza.

Para evitar que tu cuerpo se llene de toxinas, lo mejor es que en ayunas tomes un vaso con agua tibia y 1/2 jugo de limón, consumir a lo largo del día alimentos ricos en vitaminas y minerales, y sobre todo, evitar productos enlatados y fritos. Toma dos litros de agua y en cuestión de días tu cuerpo será otro.

 

FUENTE: WWW.SALUD180.COM

Leave a comment