Ingredientes:

• 1 cucharada grande de aceite de coco derretido

• ½ taza de miel de abeja

• 1 cucharadita de extracto

de vainilla

• 3 tazas de avena

• 1 taza de chispas de chocolate

• ¾ taza de mantequilla de maní

Preparación:

Forra un refractario con papel encerado y reserva.

En un tazón, mezcla el aceite de coco derretido, la avena, el extracto de vainilla y la miel. Agrega la mantequilla de maní, amasa hasta que se incorpore bien. Luego presiona uniformemente en el refractario preparado con una espátula de madera.

En un tazón apto para microondas, derrite las chispas de chocolate con una cucharada de mantequilla de maní durante 40 segundos y mezcla con una cuchara de madera, hasta que se suavice. Recalienta en incrementos de 15 segundos si es necesario. Vierte la mezcla de chocolate en el refractario sobre la avena de mantequilla de maní prensada. Enfría en tu refrigerador por dos horas como mínimo.

Retira del refractario y transfiere las barras a una tabla de cortar. Con un cuchillo afilado, corta las barras de avena de chocolate con mantequilla de maní sin hornear a lo largo y guárdalas en un recipiente hermético, refrigéralas por hasta cuatro días. ¡Disfruta!

Tip:

Para congelar, cubre las barras firmemente, como un todo o córtalas en barras individuales y congela hasta por tres meses. Simplemente alinea las barras en un recipiente apto para el congelador entre hojas de papel encerado. Descongela durante la noche en el refrigerador antes de disfrutarlas.

Leave a comment