La actual protagonista de las fotografías de #instafood que parece irreal es la prima del unicorn smoothie y hermana de la unicorn toast, te hablamos de la mermaid toast, una rebanada de pan tostado que contiene una especie de crema encima de un color azul-verdoso —conocida como blue magik dentro de esta red social— tan fuerte que parece que fue pintada con un pincel.

La realidad es que aunque dé la impresión de ser incomible, el ingrediente que le da ese tono tan singular es completamente saludable para el organismo, ya que no es más que un derivado de la spirulina lleno de vitaminas B12, enzimas y minerales. Los altos niveles de C-ficocianina son los responsables de la hermosa pigmentación de esta proteína que, además de contener antioxidantes, actúa como un calmante ante el dolor, lo que la hace perfecta para ser alimento post-workout.

Este superfood llegó para quitar del trono al matcha, pues de ver todo tipo de alimentos y bebidas verdes pasamos a encontrarnos en instagram con un mundo de smoothies, bowls, lattes y postres en azul-verdoso que parecen irreales por tener un color tan poderoso.

Pero, ¿cómo fue que este extracto de alga terminó en la comida? La idea surgió de la nutricionista, fotógrafa y también madre de la unicorn toast, Adeline Waugh, que ya tiene un tiempo dedicándose a la comida saludable y hacerla un poco más divertida agregándole distintos colores sin la necesidad de usar colorantes artificiales.

Todo comenzó cuando Adeline se dio cuenta de que poniéndole un poco de jugo de remolacha a su comida ésta se volvería más agradable para sus ojos tomando un tono hot pink muy apetecible; decidió no parar y siguió mezclando otros elementos de la naturaleza como raíz de cúrcuma, gotas de clorofila y arándanos, moras y frambuesas en polvo con sus alimentos para colorearlos.

La impaciencia de la fotógrafa por crear algo nuevo tras su primera famosa invención, la unicorn toast, la llevó a realizar distintas experimentaciones hasta llegar a combinar las sombras azules y verdes de la clorofila y la spirulina que se unieron a la perfección creando un look acuático.

Hacer tu propia versión de este delicioso snack es fácil y rápido, sólo necesitas:

Queso crema

Spirulina en polvo

Gotas de clorofila

Una rebanada de pan tostado

Un cuchillo para mantequilla

Se mezcla la spirulina y las gotas de clorofila con el queso crema, esto debe de ser poco a poco hasta que encuentres el tono que sea de tu agrado, después, con el cuchillo para mantequilla, lo untas sobre el pan tostado y al final puedes agregar trozos de la fruta de tu preferencia. Lo mejor es que el sabor a alga marina se pierde y tu paladar se deleitará con el queso crema.

Leave a comment