Twiggy, supermodelo ícono de la moda

Con 40 kilos de peso, 1,68 de estatura y un nombre inolvidable: Twiggy (Lesley Hornby) era menuda, elegante y moderadamente andrógina. De origen humilde –su padre era carpintero– logró convertirse en una auténtica estrella y en uno de los símbolos de la efervescencia y el hedonismo de los irrepetibles años 60. Abandonó su carrera en la moda para dedicarse a ser actriz y también ahí triunfó. Más de 50 años después del descubrimiento de Twiggy, sigue siendo un referente estético y un auténtico ícono británico a la altura de los Beatles.

Twiggy creció en Neasden, en los suburbios de Londres, siendo sus padres Helen y William Hornby. Estudió en el Brondesbury and Kilburn Highschool en Salusbury Road, Kilburn.

De pequeña “Estaba loca por la moda”, afirma en una entrevista, “como muchas adolescentes… pero luego, el destino tenía obviamente guardado algo diferente para mí”.

Una conocida insistía en que debía probar suerte como modelo, pero ella pensaba que no lograría nada, por lo que respondía riendo; ya que era demasiado delgada y pequeña como para cumplir con el canon de la época.

Finalmente, acudió con una señora, en una revista, a la que la había recomendado un amigo de un amigo y ésta, amablemente le dijo “Creo que eres muy pequeña, pero tienes facciones muy interesantes, podrías hacer fotografías de belleza, pero tu cabello está mal…”, por lo que la enviaron con Leonard, un estilista, para que le tiñeran y cortaran el pelo (las modelos fotográficas miden entre 1,68 y 1,70 pero las modelos de pasarela deben medir como mínimo 1,70. Desde los años 90, las posteriores top-models (supermodelos) miden entre 1,75 y 1,80).

Leonard llamó a Barry Lategan, un fotógrafo conocido y le dijo “Tengo aquí a una chica con un apariencia muy interesante, pero nunca se ha tomado una foto. Quiero hacer mi nuevo corte de cabello en ella. Si la envío ¿podrías ponerla frente a la cámara y decirme si es fotogénica?”. Esto terminó siendo todo un golpe de suerte, ya que Lategan era un gran fotógrafo.

Según Lategan: “El verdadero descubridor de Twiggy fue un hombre que vivía en Londres. Se cambió el nombre de Nigel Davis a Justin de Villeneuve. Justin y Twiggy visitaron mi estudio. Ella lo miraba todo. ‘Deja de morderte las uñas, Twigs’, le dijo Justin. ‘¿Cómo la has llamado?’, pregunté. ‘Twiggy’ (“ramita”) –me contestó–. Es tan delgada’. “Si se convierte en profesional, que tome ese nombre’, le dije. Al día siguiente regresó al estudio, con su pelo corto, su estilo y las pestañas pintadas en la cara, una idea que Justin tomó de las muñecas de sus hermanas”. Luego el periodista Deirdre McSharry del Daily Express publicó una foto con el titular “Twiggy, el rostro del 66’”.

“Todos los días, durante unas dos semanas, mi padre compraba el Daily Express y no había nada. Pensábamos que sería una pequeña columna. Dos semanas después mi papá llegó. Estaba en las páginas centrales. El titular era: Twiggy: la cara del ’66”, relató la modelo en entrevista.

La imagen correspondía a una toma facial que había hecho Barry, y fue la que cambió el rumbo de la vida de Twiggy.

El teléfono no dejaba de sonar, ya que diversas agencias querían contratarla; tres meses después ya se encontraba en París y un año más tarde llegaría a los Estados Unidos, en donde consiguió aparecer en la portada de Vogue.

Su singular look aún hoy sigue inspirando a los grandes creadores de moda. Llevar el pelo rubio platino, muy corto y engominado, con raya a un lado, fue una de sus características más iconoclastas, una imagen que consiguió gracias a los consejos del estilista Vidal Sassoon. En cuanto a su estilo vistiendo, siempre se recordará a esta pequeña modelo -que mide unos 1,68 metros de altura- con vestidos cortos, minifaldas de Mary Quant, gafas grandes, pestañas postizas, ojos muy maquillados y medias a la altura de las rodillas, a rayas y de llamativos colores.

Aparte de estos detalles, su físico delgado y de eterna adolescente supuso una revolución, ya que hasta entonces los cánones de belleza tenían como modelo a mujeres de cuerpos curvilíneos, como es el caso de la modelo Jean Shrimpton con quien se quisieron efectuar comparaciones, pero no vinieron al caso ya que eran dos tipos de belleza distintos que marcaron tendencia, estilo y son icónicas. Algunas de las modelos que décadas después revivieron este ‘estilo Twiggy’ son la británica Kate Moss y la francesa Audrey Marnay (también mujeres de complexión natural delgada y miden poco más de 1,70 metros de altura).

Desde que fuera descubierta, supieron sacar partido de su fama: minúsculas muñecas que reproducían a escala su físico y su cara, una línea cosmética con su nombre. A finales de los 70, decidió retirarse del mundo de la moda. Sin embargo, siguió trabajando en el mundo del espectáculo como, por ejemplo, en el cine, donde ha alcanzado el reconocimiento internacional. De hecho, llegó a ganar, en 1971, dos Globos de Oro, como “Mejor actriz” y como “Promesa Revelación”, y en su haber cuenta con más de una veintena de películas, destacando títulos como Club Paradise (1986) y The Blues Brothers (1980).

Además, y sin dejar de sorprender, ha dejado claro que es una mujer polifacética, ya que también ha grabado varios discos (When I Think of You, Over and Over, Twiggy y Please Get My Name Right) y hay varios libros sobre su persona, entre los que destaca “Twiggy: How I Probably Just Came Along on a White Rabbit at the Right Time and Met the Smile on the Face of the Tiger”, el cual fue vendido con Twiggy como autora, cuando en verdad fue escrito por un periodista estadounidense.

Su ajetreada carrera, sin embargo, le permitió formar una familia. Tras mantener una larga relación amorosa con su mánager, se casó en 1977 con el actor Michael Whitney. Ambos iniciaron una bella historia de amor de la que nació una niña, Carly. Desgraciadamente, Michael falleció en 1983 víctima de un ataque al corazón.

Cinco años después, Twiggy rehízo su vida y se casó con otro actor, el inglés Leigh Lawson, con quien vive en Inglaterra.

En 1998, sorprendió a todos cuando participó en un dueto con Twiggy Ramirez, bajista de Marilyn Manson, realizando un cover de la canción de Dusty Springfield, “I only want to be with you”. De hecho, Ramírez utiliza este sobrenombre en honor a ella.

Para 2005, se convierte en imagen de la marca Marks & Spencer y en juez del programa America’s Next Top Model. En 2008 publicó su libro A Guide to Looking and Feeling Fabulous over Forty. Twiggy también creó en 2012 una línea de ropa para Marks & Spencer.

En el 2009, Twiggy anunció en su página web que la organización British Rose Breeders and Growers and Harkness Roses ha creado una nueva especie de rosa, la cual recibió su nombre en honor al cumpleaños número 60 de la modelo. La ceremonia se efectuó el día 11 de junio de 2009.

“Estaba maravillada y honrada cuando Marilyn de Roses UK me contactó para proponerme nombrar una rosa en honor a mi cumpleaños, en un tiempo más. Adoro las rosas, especialmente las fragantes, y tengo algunas bellezas en mi jardín. Fue muy divertido ayudar a escoger el color, forma y fragancia y estoy ansiosa por ‘conocer’ a mi rosa la próxima semana”, añadió la modelo en el comunicado de su sitio web.

Leave a comment