Inculcar buenos modales a los niños muchas veces es una tarea difícil, ya sea porque los niños son aún pequeños, porque no nos escuchan o simplemente, porque se rebelan y no quieren cumplir con las reglas que nosotros les planteamos. Sea cual fuere la razón, no puedes perderte estos consejos. ¡Te ayudarán!

 

Da ejemplo
Lo repetimos continuamente y no nos cansaremos de hacerlo: tú eres el espejo en el que se miran tus hijos. El primer paso para que aprendan buenos modales es ¡verte a ti ejerciéndolos! No olvides dar las gracias, decir por favor y pedir perdón, incluso cuando te dirijas a tus hijos más pequeños. Recuerda que los niños copian nuestras actitudes.

 

Teatro con muñecos
Coge muñecas o muñecos de tus hijos y juega con ellos. La idea es ejemplificar escenas de la vida cotidiana haciendo que un muñeco se comporte con buenos modales y otro sin ellos. Hablar con tus hijos sobre las actitudes de cada muñeco les ayudará a entender qué es socialmente aceptable y qué no.

 

Juego de asociación
Puedes preparar un juego de asociación imprimiendo imágenes de niños con buenos y con malos modales. ¡A los pequeños les encantará la idea!

 

Juego de roles
A los niños suele gustarles mucho disfrazarse y jugar a ser otras personas. Aprovecha este juego a tu favor. Tus pequeños pueden comprar en la tienda que tú regentas o ir a un cumpleaños ficticio y así podrás poner a prueba sus buenos modales.

 

Juegos por turnos
Los juegos de mesa por turnos son ideales para enseñar a los niños a ser pacientes. Piensa en tus hijos cuando estás hablando con otra persona, ¿esperan pacientemente para pedirte algo o interrumpen la conversación? Esta clase de juegos puede ayudarte para enseñarles la importancia del respeto y la paciencia.

 

Juego para los modales en la mesa
Enseña a tu hijo a limpiar su boca cuando come o bebe agua y a no tener juguetes en la mano mientras está en la mesa con un sencillo juego que hemos encontrado en Bebés y Más: Dile a tu pequeño que desde ese momento es el sheriff de la casa. Una de las reglas del juego es que el sheriff no puede tener bigote, con lo cual deberá mantener su boca bien limpia, y la otra regla de oro es que el sheriff y todos los comensales deben mantener las manos a la vista de los demás, sobre la mesa, ¿por qué? Pues para que todos puedan estar seguros de que nadie apunta con una pistola bajo la mesa.

 

Leave a comment