Con tan sólo 19 años, Joaquín Castillo es un joven fotógrafo que vive día a día el sueño de estar en el mundo de la moda. Su creatividad, talento y carisma lo han llevado a ser reconocido como uno de los más prometedores fotógrafos de modas de su generación.

Ciertamente Joaquín ya dicta tendencias, como se puede constatar por sus casi 50 mil seguidores en Instagram, en donde nos relata a través de su ojo la pauta estética de colores, texturas, diseños, estilos y detalles que rigen en cada temporada, mientras emprende el camino desde Londres, donde radica actualmente, a las distintas ciudades donde se llevarán a cabo las más importantes Fashion Weeks.

Nacido en el hermoso puerto de Mazatlán, Sinaloa, inició con la fotografía a los catorce años, cuando obtuvo su primera cámara profesional, tomando fotografías de familiares cercanos y amigos que con mucho gusto posaban ante él. 

Desde pequeño ya sentía la fascinación por la moda. Creció viendo reality shows que se distinguen por estar dedicados a encontrar nuevos talentos del modelaje como el popular Proyect Runway o American Next’s Top Model, pero nunca imaginó que llegaría a ser parte de ese mundo que él tanto admiraba. 

“Toda mi vida me encantó la moda, ver ese tipo de programas. Quería ser parte de eso, desde chiquito me inspiraba mucho”, nos revela Joaquín.

Después de un año de incursionar por pura diversión en el mundo de la fotografía, decidió enfocarse más a lo que le gustaba y comenzó a hacer fashion shootings con sus amigas, quienes sin pensarlo dos veces se prestaban para ser las modelos de este joven talentoso. 

Pronto llegaron propuestas de sesiones para algunas revistas locales que creyeron en él, fue ahí cuando su camino hacia el éxito inició.

Para cuando Joaquín cumplió dieciséis años logró, sin querer, capturar la atención de la bloguera fashionista y traveler mexicana, Fernanda Medina, quien quedó fascinada ante el trabajo de alta calidad que él ofrecía a pesar de su edad, por lo que lo invitó a colaborar con ella llegando así a participar en una de las semanas más esperadas en el mundo de la moda mexicana, la Fashion Week México.

Pero no fue hasta hace un año y medio que su carrera se volvió más profesional cuando decidió mudarse a la Ciudad de México en busca de cumplir su sueño.

“Cuando me fui a la Ciudad de México estaba muy emocionado, porque para mi era una capital de moda donde ya había modelos y gente con la que podía trabajar, ahí fue cuando sentí que mi carrera empezó a tomar sentido, que era una realidad”.

No tuvo que esperar mucho tiempo para empezar a trabajar plenamente dentro de este mundo tan lleno de glamour y estrés haciéndose cargo de modelos, estilistas y maquillistas. Arreglando cada detalle para que todo luciera impecable. Sus fotografías gustaron tanto que rápidamente le llegó la oferta de trabajar para revistas nacionales e internacionales como Vogue México, Crom Magazine, Meow, Toxic, Dreamingless, Fucking Young y DNa. Además en el 2016, dos de las páginas de internet juveniles más influyentes, Culture Trip y Lifeboxset, lo consideraron como parte de los diez mejores fotógrafos mexicanos.

Se podría pensar que su fuente de inspiración es todo un enigma, pero no es así, su inspiración viene de la simpleza del exterior, de lo que perciben sus sentidos, de su estado de ánimo, de películas, de canciones, de sus colores favoritos como el verde y azul, de lo que ve en la calle y de otros grandes fotógrafos a los que él admira como Harley Weir, Alasdair Mcléellan y Ryan Mcginley. 

Mantener siempre la mente abierta y no cerrarse a ninguna oportunidad es una de las características que ha llevado al fotógrafo de diecinueve años a viajar por todo el mundo haciendo lo que más disfruta. 

“Este año fue la primera vez que asistí a una Fashion Week mundialmente, en septiembre me iré a Nueva York, luego a Milán y después a París para cubrir las semanas de la moda en cada una de esas ciudad y la verdad me siento muy feliz, creo que estoy viviendo un sueño”.

Joaquín tiene muy claro que nunca debe dejar de prepararse, por ello viajó hasta Londres para recibir un curso en San Martins sobre fashion photography y tras conocer a su amiga Sofía Torres, una modelo mexicana que lo motivó a tocar puertas y le ayudó a contactar personas del medio, decidió quedarse a probar suerte, entonces la vida lo sorprendió, logró contactarse con la agencia de modelos Storm y comenzó a trabajar para ellos, ese fue el detonante que explotó su carrera profesional en el continente europeo y lo que hizo que se quedara a vivir allá, tan lejos de su tierra.

Queda claro que el llegar a ser un prestigioso fotógrafo de modas no es nada sencillo, pero para Joaquín eso nunca fue un inconveniente, pues él tenía un sueño en mente y su meta era cumplirlo.

“Con esfuerzo y trabajo los sueños sí se cumplen. Muchas veces todo lo atraes. Si tú tienes un sueño y realmente lo quieres lograr, todo se va tornando a tu favor para que se cumplan, obviamente uno tiene que ser paciente y buscarle, tocar puertas, porque esto toma su tiempo y es poco a poco”.

Leave a comment