“Nunca sabes cómo tu vida resultará ser, así que me siento agradecido de estar aquí.”

La vida de Keanu Reeves ha sido todo lo contrario a lo que podríamos imaginar de un famoso actor de Hollywood. De hecho, Reeves ha sido catalogado como un atípico actor hollywoodense jamás imaginado.

El estilo de vida que lleva está completamente fuera de la realidad de todos los estereotipos que marca la industria del cine. Y según los expertos, nunca habían conocido ni documentado una historia de vida como la del protagonista de Matrix.

Infancia y adolescencia

Keanu Charles Reeves nació en Beirut, Líbano el 2 de septiembre de 1964. Hijo de la diseñadora de vestuario e intérprete Patricia Taylor, y de Samuel Nowlin Reeves Jr.

Su padre los abandonó cuando era muy pequeño. La última vez que vio a su padre fue en la isla de Kauai cuando Reeves tenía 13 años.

Vivieron un tiempo en Sydney, y luego en la ciudad de Nueva York, donde su madre se casó con Paul Aaron, un director de Broadway y Hollywood. La pareja se mudó a Toronto, Ontario. 15 años tenía Reeves cuando trabajó como ayudante de producción en las películas de su padrastro. Sin embargo, el matrimonio de su madre tampoco duró.

Más tarde se casaría con Robert Miller, un promotor de música rock, en 1976. Se divorciaron en 1980. Posteriormente, se casó con su cuarto marido, un peluquero llamado Jack Bond. El matrimonio terminó en 1994.

Las constantes mudanzas de ciudades causaron en este galán de Hollywood una serie de problemas en la escuela. No era buen estudiante e incluso tuvo dislexia temporal durante toda la secundaria.

Fue en Canadá donde su vida comenzó a cambiar un poco…

Llegó a ser un exitoso portero de hockey sobre hielo en De la Salle College. Soñaba con jugar hockey sobre hielo para Canadá, pero una lesión le obligó a considerar otras trayectorias profesionales.

Cuando todo comenzaba a funcionar en la actuación teatral, se enteró de que su pequeña hermana Kim Reeves, sufría leucemia. Fueron unos de los momentos más difíciles de su vida.

No obstante, ella logró salir bien librada de la enfermedad durante todo lo que resto de su niñez.

 

“Ella es una mujer muy especial, quizás la más especial de mi vida”, dijo durante la entrega de los Oscares en 1998.

Su gran amigo

Comenzó a filmar algunos comerciales y películas para la televisión, y una de ellas fue Mi Idaho Privado, donde participó junto a su mejor amigo River Phoenix. Esta película los unió aún más.

Su amistad fraternal los había convertido en hermanos; no obstante, en 1993 River fue encontrado muerto por una sobredosis, dejando a Reeves con el profundo pesar y el sentimiento de culpa por no haber estado más cerca de él y ayudarlo.

El amor

Después de un tiempo la vida le pintaba mejor, tenía a su pareja Jennifer Syme, con quien tendría a una pequeña a la que la llamarían Ava.

No obstante, las circunstancias del destino lo llevaron a una pérdida más. Ava murió en el vientre de su madre en el octavo mes. La muerte de su pequeña no nacida lo devastó.

La relación de la pareja comenzó a decaer y se separaron un tiempo.

En medio de la tristeza por la pérdida de su hija, y en plenas grabaciones de Matrix, en 1999, una tragedia más llegaría…

Era una noche de fin de semana cuando el mundo entero notificaba el terrible accidente de Jennyfer en una de las autopistas de Los Angeles, cuando regresaba de una fiesta en casa de Marilyn Manson.

Lleno de dolor y tristeza, terminó de filmar Matrix, y nunca más se le vio con alguna pareja sentimental.

La partida de los grandes amores de su vida fue el inicio de muchos años de soledad, que aun mantiene. Y a partir de eso se le reconoció por algo más que la actuación: su gran corazón.

Una vida sencilla

Es bien sabido que el protagonista de Constantine y John Wick posee una fortuna de poco más de 350 millones de dólares, y que gran parte de ésta se va a donaciones para hospitales donde tratan el cáncer, estudios científicos y otras obras benéficas.

“El dinero es lo último en lo que pienso. Podría perfectamente vivir con lo que ya tengo por el resto de los siglos”. —Keanu Reeves

Jamás veremos a Reeves en medio del excentricismo gozando de una lujosa y cara vida. De hecho, vive en un sencillo apartamento en la ciudad de Nueva York y pasea como cualquiera de nosotros. Su vestimenta es la más sencilla y poco llamativa, viaja en el metro y come en lugares públicos muy populares.

“Recostarme en la cama con la persona que amo, andar en bicicleta, deportes, momentos felices con mis amigos, conversación, aprendizaje, la tierra, suciedad, una cena con amigos, familia con vino, deliciosa comida, buenas noticias, energía, ánimo y anhelo por la vida. Me gusta estar en el desierto, en espacios extraordinarios en la naturaleza, en lo alto de un árbol o en el barro, compartiendo con mi familia, mis hermanas”.

En una ocasión le dio por festejar su cumpleaños de una manera muy sencilla. Entró a un café compró un muffin con una vela y una taza de té; y cuando se disponía a encender su vela para festejarse, algunos fans se acercaron a saludarlo y a tomarse fotos con él. Accedió de la mejor forma posible e incluso les invitaba a comer un muffin con él.

Hay quienes aseguran que el actor sufre de una terrible depresión que le da razón a su estilo de vida y aspecto descuidado, teoría que sostienen la mayoría de los especialistas del mundo del cine; sin embargo, él los ha dejado callados en más de una ocasión con esta sencilla frase: “Muchos necesitan felicidad para poder vivir, yo no”.

Memes del hombre más cool

Muchas imágenes de Keanu han inspirado una ola de memes. Sad Keanu, Conspiration Keanu, y ahora con John Wick, Keanu Invencible, mientras que el verdadero Reeves se sienta en casa con un libro. Él considera su propia memeficación con una distancia desinteresada. En realidad, participar más en el proceso no es para él, pero tampoco está juzgando a nadie que juegue. “La gente bailando, la gente haciendo cosas de maniquí o lo que sea, esa gente, parece que se divierten y hacen cosas geniales”, dice educadamente.

Por eso es que Keanu Reeves siempre ha sido visto como uno de los tipos más geniales de Hollywood. Algunos lo consideran casi un iluminado; otros, un vagabundo del dharma, y unos más, solo un buen actor en películas de culto como Point Break, Matrix o John Wick.

Un hombre que no pasa de moda

Recientemente aparece en la campaña de Saint Laurent como modelo, por primera vez en su vida y a sus 54 años para la temporada otoño – invierno 19, lo que ha sido un boom mediático.

La vida de este actor no ha sido en lo absoluto fácil, pero es un gran ejemplo a seguir para muchos otros que han tirado por la borda las ganancias de su carrera con los lujos y las excentricidades de la fama.

Tal vez no esté en el mejor momento de su carrera, pero ya lo ha dicho antes: en el momento que lo decida podría retirarse sin decir una palabra.

Leave a comment