La leche de almendras se elabora a partir de agua y almendras molidas. Una de sus mayores ventajas, además de su bajo contenido calórico, es que puede ser consumido por personas alérgicas a la lactosa y una gran sustituto para quienes llevan un estilo de vida vegetariano y vegano.

La leche de almendra es una bebida realmente útil para las personas con alta actividad deportiva, además de su gran aporte energético, es rica en fibra y en vitaminas E y D, entre otras propiedades y beneficios.

Esta bebida es un excelente antioxidante, pues previene el envejecimiento de las células y protege el sistema cardio vascular.

Tiene una gran cantidad de usos, se puede utilizar para cocinar, para elaborar batidos, smoothies, tés, cafés, es una leche rehidratante por lo que después de hacer ejercicio es muy recomendable tomarla.

Aporte calórico de la leche de almendras

1 taza de leche de almendra = 40 K calorías

Dentro de sus principales beneficios, la leche de almendras favorece al sistema digestivo. Gracias a la fibra soluble que contiene, protege la pared del intestino y ayuda a regular la absorción adecuada del azúcar y el colesterol.

Esta bebida difícilmente provoca intolerancias o alergias, para las personas que están a dieta, esta produce un efecto de saciedad por lo que evita que coman de más, en momentos de ansiedad.

Por todos sus propiedades, se recomienda consumir una taza de leche de almendra al día para poder empezar a disfrutar de sus bondades.

Tip

Al comprar leche de almendras es importante revisar que no contenga conservadores ni azúcar añadida, de lo contrario su aporte calórico será alto y sus beneficios no serán los mismos.

 

 

 

*Con información de Gastrolabweb*

Leave a comment