Por lo general, a los niños les gusta ir a la escuela, ahí tienen a su grupo de amigos, que en ocasiones coinciden con los de su residencia, han conseguido identificarse con sus profesores, pasan gran parte de su jornada jugando o aprendiendo y lo suelen considerar un entorno de confianza y seguridad. Por tanto, cuando por cualquier tipo de situación inesperada os veis obligados a cambiarlo de centro escolar se abre un periodo de temor en los padres que seguramente dudan de cómo va a reaccionar su hijo y va ser capaz de adaptarse a este importante cambio. ¿Cómo lo preparamos para este paso de un colegio a otro?
Aquí te van una serie de consejos para que esta transición a su nueva escuela transcurra de la mejor manera posible:

•Los padres tienen que estar seguros de su decisión: No dudar una vez tomada. Si vuestro hijo os ve preocupados o inseguros, pensará que el cambio de escuela no es, como le decís, para su bien.

•No hacer borrón y cuenta nueva: Asegurarle a su hijo –y cumplirlo– que seguirá en contacto con sus antiguos amigos, que podrá ir con ellos, los fines de semana, algún rato libre, aunque sin excedernos y dando prioridad a lo nuevo.

•Los padres deben reunirse: Con el equipo directivo del nuevo centro para conocerlo y explicarles la situación, y, si es posible, conocer a los futuros profesores de sus hijos, sobre todo en el caso de la etapa infantil, donde más que la socialización con sus compañeros, prima el aspecto afectivo.

•Fundamental: Visitar previamente con nuestros hijos el nuevo colegio, las instalaciones, las clases, el comedor e incluso, si puede ser, conocer a su futuro profesor. Eso le permitirá situarse y conocer de antemano su nuevo entorno.

•Contesten a todas las dudas: Y preguntas que vayan surgiendo durante el proceso, siempre potenciando los aspectos positivos del cambio de colegio y el mundo de posibilidades que se abre ante él.

Leave a comment