Usar algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul el día de la boda es una superstición nacida en Inglaterra que se volvió tan fuerte que ya es reconocida mundialmente como parte del ajuar nupcial.

Esta superstición dicta que la novia debe integrar los cuatro elementos a su atuendo para atraer la buena suerte a su matrimonio, cada uno de estos tiene su propio significado y pueden ser representados con cualquier cosa, desde un pequeño accesorio hasta las tan importantes zapatillas.

Llevar algo nuevo representa la nueva vida llena de esperanza que la prometida está por formar al lado de su pareja y el éxito de los futuros esposos. Por ser un día tan especial y que se organiza con meses de anticipación, la novia, por lo general, usa algo nuevo dentro de su vestimenta, cumpliendo fácilmente con este requisito.

Tener algo prestado dentro del vestuario se vincula con la generosidad y el apoyo que los seres queridos brindan a la futura esposa, se dice que este elemento debe de ser de alguna pareja que se haya casado recientemente y que sea un ejemplo a seguir, éste se debe de regresar al dueño inmediatamente después de finalizar el festejo.

Usar algún objeto viejo simboliza la vida antigua que se está dejando atrás, como los lazos familiares y de amistades, que no se rompen, pero que sí se transforman para adaptarse a su nuevo estilo de vida. El elemento viejo generalmente tiene una conexión con la familia, como alguna joya, cadena o adorno para el cabello que va de generación en generación.

El azul es un color asociado con la tranquilidad, simpatía y amistad, pero este significado cambia al agregar un elemento de esta tonalidad al ajuar de la futura esposa. Portar algo azul durante la boda representa la pureza, confianza y lealtad de ella hacia el novio, además atrae la fidelidad al matrimonio y simboliza el amor verdadero de la pareja.

Leave a comment