Privilegiando lo natural, el bicarbonato de sodio es un milagroso multiusos; para la limpieza, para la piel, para el cabello, para los dientes y mucho más. Esta conocida sal en polvo blanca que probablemente está presente en nuestras cocinas desde siempre, tiene tantas propiedades y usos que no acabaríamos nunca de hablar de sus bondades.

Se trata de un compuesto que no contiene aditivos y no es alérgeno, por lo tanto su consumo es seguro. Tiene la capacidad de neutralizar ácidos en el cuerpo y alcalinizar su pH, lo cual se traduce en un organismo menos propenso a enfermedades como el cáncer o enfermedades renales. También es un gran aliado de la belleza natural y de la limpieza amigable y puede reemplazar algunos de los productos llenos de químicos del diario.

Sin más preámbulos, de este milagroso aliado de la naturaleza y sus mil usos, estos son algunos de nuestros favoritos:

Para limpiar el cabello a profundidad

Por los residuos acumulados día a día en el cabello más la contaminación ambiental a la que estamos expuestos, a veces se vuelve grasoso mientras perdemos brillo y vida. Una limpieza con bicarbonato es perfecta para eliminar de raíz las impurezas y dejarlo como nuevo. Puede aplicarse directamente sobre el pelo o mezclarlo con el champú, se debe masajear y dejar actuar por 5 o 10 minutos. Eso sí, toca enjuagarse muy bien para evitar que queden residuos molestos.

Para exfoliar la piel

El bicarbonato es un gran exfoliante natural que remueve células muertas y deja la piel como nueva. Basta con mezclarlo con un poco de agua, apenas suficiente para que quede como una pasta y aplicar con suaves masajes sobre la piel de cara y cuerpo. ¡Ojo! Si tienen la piel sensible hay que realizar este proceso con mucho cuidado y cuidarse de que los masajes sean muy suaves pues puede generar una reacción abrasiva si exageramos. También recomendamos que se evite el contacto directo con el sol luego de exfoliar.

Como limpiador

Puede sustituir los limpiadores químicos para limpieza de baños, pisos, o cocina. Es un gran desinfectante y elimina los malos olores de manera natural y mucho más amigable con el medio ambiente. Es también un poderoso quita manchas para la ropa y lencería.

Como desodorante

El bicarbonato puede cumplir a cabalidad la función de un desodorante pues es un gran neutralizador de olores. Es una excelente opción si buscamos algo natural que le permita al cuerpo sudar y eliminar las toxinas (como debe ser) pero sin ser víctimas de mal olor o incomodidad. Puede aplicarse directamente sobre las axilas después del baño.

Para blanquear los dientes

Si queremos blanquear los dientes o eliminar manchas de manera natural, el bicarbonato es un excelente aliado. No es de extrañarse que muchos productos químicos y cremas dentales lo utilicen como un componente esencial pues se ha comprobado su efectividad. Se puede cepillar los dientes con una pasta a base de bicarbonato, agua y una pizca de sal una vez a la semana.

Para después de una noche de fiesta

Para después de una noche larga y consecuente resaca, un vaso de agua con limón y bicarbonato puede ser el cielo. No solamente calmará nuestro estómago sino que el efecto depurativo de estos dos elementos juntos ayudará a eliminar de manera más rápida los excesos y toxinas presentes en el hígado. Esto equivale a menguar en algo los molestos síntomas de la resaca.

Para lavar las verduras

Remojar durante 10 minutos las verduras que vamos a consumir en un recipiente de agua con bicarbonato ayudará a eliminar químicos y otros compuestos de su superficie.

Para aliviar la piel sobre expuesta al sol

Un baño tibio con dos cucharadas de bicarbonato puede calmar considerablemente la sensación de ardor y malestar producida sobre la piel tras una sobre exposición al sol. Sus propiedades alcalinas actuarán sobre la piel aliviándola y produciendo bienestar.

Leave a comment