El estrés es un mecanismo natural de defensa que asegura la supervivencia de nuestra especie. Prepara la mente y el cuerpo para la acción, focaliza la atención y pone en marcha todos nuestros recursos para huir, atacar o congelarse.

Pero esta reacción positiva, en una sociedad sobrecargada de estímulos, nos perjudica, porque el cuerpo se llena de hormonas del estrés como el cortisol, pero atado a la silla.

egún el carácter, la experiencia y las creencias de cada uno, una misma situación puede percibirse como una amenaza o como un reto. “Si aprendemos a dosificarlo, el estrés es positivo, y valorarlo así, en lugar de estigmatizarlo, es el primer paso para neutralizarlo», dice Ana Lombard, autora de PositiveStress

Atender nuestras necesidades más vitales, mantener relaciones sanas, relativizar, pedir ayuda, aprender a decir no de forma asertiva, son otras pautas para hacerle frente.

1. RESPIRACIÓN CONSCIENTE LIBERADORA

“Respiramos como vivimos y vivimos como respiramos, por eso la respiración consciente es una gran herramienta para ‘digerir’ el estrés incidiendo sobre la mecánica respiratoria”, explica Sílvia de la Rosa, terapeuta de respiración consciente.

“Al tomar conciencia de la respiración, contactamos con nosotros mismos y, mediante distintos ejercicios, podemos ampliar la capacidad respiratoria, es decir, mejorar la capacidad para tomar y soltar lo que nos llega, para desbloquearnos y revitalizarnos. Cuando sientas estrés, ponte de pie o túmbate, e inhala por la nariz contando hasta cuatro, retén la respiración contando de nuevo hasta cuatro y expulsa el aire por la nariz, contando hasta cuatro una vez más. Repite todo el ciclo de respiración durante dos minutos, procurando que tanto la respiración y la apnea como la musculatura se relajen. Haz de nuevo el ejercicio alargando hasta ocho la inhalación y la exhalación”, propone.

2. VISUALIZAR PARA OPTIMIZAR

Nuestro cerebro y organismo funcionan de la misma manera ante algo real que ante lo que imaginamos como real, por eso las visualizaciones guiadas se utilizan para optimizar el cuerpo y la mente.

Puedes grabar aquellas que más te gustan en el teléfono o recurrir a visualizaciones que encuentres en la red. Te describimos una básica:

  • Túmbate en el suelo boca arriba.
  • Coloca una manta enrollada en las cervicales y otro rulo debajo de las rodillas.
  • Haz unas respiraciones profundas con los ojos cerrados e imagina que estás en una playa de arena blanca y fina.
  • Oyes el suave vaivén de las olas, el calor del sol sobre tu piel, la brisa en la cara y la arena entre tus dedos. El agua es de un azul cristalino y hay unos peces de colores que nadan tranquilamente. Tú nadas a su lado, sin tensión, sintiendo la ingravidez del agua.

Disfruta de las sensaciones de este baño imaginado mientras respiras larga y profundamente.

3. MASAJES CON EFECTO RELAJANTE

El contacto –ya sea en forma de abrazo, caricia o masaje– es el mejor antídoto contra las contracturas causadas por estrés. Te ayudará también el siguiente automasaje de las manos que, al igual que los pies, reflejan todo el organismo.

  • Con una mano, masajea cada dedo, yemas y articulación de la otra mano.
  • Amasa la zona entre el pulgar y el dedo índice y luego ejerce cierta presión y pinzamiento en el centro.
  • Continúa por la zona externa que sigue al pulgar y después por la zona externa que sigue al meñique.
  • Rodea la muñeca mientras la movilizas procurando que la respiración sea siempre continua y relajada.

Si realizas el masaje con un aceite esencial de lavanda, aumentarán los efectos relajantes.

4. YOGA PARA AQUIETAR LA MENTE

Nuria Basté, fundadora de Anura Yoga, recomienda contra el estrés posturas de equilibrio, como el Árbol o el Guerrero; posturas de relajación, como Savasana (postura del cadáver) y la postura del Bebé; y posturas de estiramiento hacia delante, como el Triángulo y la Pinza.

Es muy recomendable entonar mantras (como Sa Ta Na Ma) para aquietar la mente y disminuir las hormonas del estrés. Se pueden encontrar otros en Spotify.

5. EXPRESAR Y RECONECTAR CON MÚSICA

El estrés nos desconecta del cuerpo y del presente. Podemos liberar tensiones con música y movimiento:

  • Ponte una música tribal o muy rítmica y pisa con fuerza para bajar la energía de la cabeza a la tierra, soltar y ganar fuerza.
  • Acompaña tus pies golpeando con los puños en el aire mientras sacas un grito o suspiro.
  • Tras unos minutos, en silencio o con música lenta, cierra los ojos e intenta expresar lo que sientes con el movimiento de tu cuerpo.

Leave a comment