El verano es una estación intensa que sacude a nuestro cuerpo y a nuestra mente. Disfrutar de las ventajas del calor y evitar sus riesgos es cosa nuestra.

Lega el verano, la estación del calor, el momento ideal para abrirse y mostrarse al exterior. Vivir esas temperaturas elevadas de manera natural, con confianza y libertad, sin agobios, requiere un proceso de adaptación que refresque el propio interior.

Algunas personas huyen a lugares donde el clima se muestre menos generoso en grados centígrados. Otras tienen el aire acondicionado encendido día y noche, a fin de generar un frescor artificial que tiene defensores y detractores.

Cada persona dispone de sus propios recursos y actitudes para sobrellevar el bochorno, si bien una mala adaptación al proceso puede derivar en problemas de circulación y deshidratación, diarreas estivales, alergias, calor nocturno excesivo que impide conciliar el sueño e incluso estados febriles.

Lo que mejor resultado da para que el aumento de la temperatura pueda ser contrarrestado eficazmente desde dentro es aclimatar el cuerpo con hábitos saludables y de sentido común. El objetivo es entrenarse para sintonizar plenamente con la estación, evitando esfuerzos vanos y aceptando esa invitación a una apertura que es tanto corporal como mental.

1. CUIDAR EL CORAZÓN TAMBIÉN EN VERANO

El corazón es el órgano que se relaciona con la alegría y el calor. El verano es un buen momento para cuidarlo de sus posibles achaques con algunas infusiones de plantas amigas (como el espino blanco), una dieta baja en grasas saturadas, ejercicio y momentos para la relajación y la contemplación.

2. CALMAR LA SED E HIDRATARSE BIEN

En verano el organismo se calienta y aumenta la circulación de la sangre, en un intento de refrescar la piel, esa gran muralla que protege el territorio corporal. A su vez, la evaporación del sudor hace que baje la temperatura. Y también que se pierdan líquido y sales minerales.

Debido a ello aparece la sed, síntoma evidente de que hay que reponer el agua eliminada. Se puede beber a lo largo del día fuera de las comidas disponiendo, por ejemplo, de una botella de agua de litro o litro y medio para ir tomándola a sorbitos. Añadiéndole zumo natural de limón aportará también vitaminas y sales minerales.

3. CUIDAR LA HIDRATACIÓN DE LA PIEL

Otra vía para hidratarse en parte es a través de la piel. En verano son ideales las cremas y leches muy fluidas. Las de caléndula refrescan la piel después de lavarse y así ayudan a mantener su humedad. Y después de tomar el sol lo óptimo es refrescarse con agua y aplicar gel de aloe vera a fin de mantener hidratada la piel y reducir la irritación.

5. EJERCICIO Y DIVERSIÓN
El ejercicio bien realizado aumenta la tolerancia al calor, beneficia a huesos y músculos y mejora el rendimiento físico, en especial el cardiovascular. Las opciones son numerosas: caminar, nadar, bicicleta, estiramientos matutinos, juegos en grupo… Sea cual sea la elección, la satisfacción, la relación con los demás o el contacto con el aire, el sol y el agua son tan importantes como el ejercicio en sí. Además, es una excelente excusa para pasar más y mejores ratos con los niños, la familia o los amigos.

Leave a comment