Usted sabe cómo se siente: un dolor punzante que baja por su pierna. También es probable que tenga hormigueo o adormecimiento. Su médico dice que es ciática, pero para confundir las cosas, la ciática no es realmente una enfermedad. Es un término médico usado para describir síntomas (el dolor punzante, el hormigueo y el adormecimiento) causados por una afección en la parte baja de la espalda.

Tratamiento quiropráctico para la ciática
Los médicos expertos en quiropráctica creen que el cuerpo tiene el potencial para curarse a sí mismo. Antes del tratamiento, su quiropráctico le preguntará sobre su historia clínica, realizará un examen físico y podrá pedirle radiografías u otros estudios por imágenes, tales como una IRM. Un examen exhaustivo es parte de una buena atención quiropráctica.

Terapia frío/calor
Para ayudar a reducir la inflamación, el quiropráctico puede pedirle que use hielo o una compresa fría para controlar el dolor de su ciática.

Manipulación de la columna (ajustes)
Los quiroprácticos utilizan técnicas de manipulación espinal para realinear su columna. Eso es lo que los diferencia de otros médicos. Las partes desalineadas de su columna pueden causar inflamación, espasmos musculares y otros síntomas de ciática. La manipulación puede ayudar a reducir la irritabilidad de los nervios.

Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (ENET)
Una unidad ENET transmite una corriente eléctrica indolora a los nervios a través de la piel para ayudarlo a manejar el dolor. Se colocan pequeños parches con electrodos sobre el área dolorida o cerca de ella. Aunque el equipo ENET de su quiropráctico es grande, a muchos pacientes se les da una pequeña unidad portátil que se puede llevar en el cinturón. El ENET ayuda a aliviar espasmos musculares y rigidez, ayuda a mejorar la movilidad y el dolor haciendo que su cuerpo produzca endorfinas, el calmante natural del dolor que tiene su cuerpo.

Ultrasonido
El ultrasonido, al aumentar la circulación sanguínea, ayuda a reducir los espasmos musculares, los calambres, la hinchazón, la rigidez y el dolor. Lo hace enviando ondas sonoras a la parte profunda de los tejidos musculares, creando un calor suave que mejora la circulación y la curación.
Algunas veces, la causa de la ciática está más allá del alcance de la atención quiropráctica. Si ese es su caso, su quiropráctico lo derivará al especialista adecuado.

Por: Dr. Mario López Egusquiza

Médico Quiropráctico
Clínica Quiropráctica Culiacán,
Terapia Física / Rehabilitación
Dirección: Dr. Mora #1522, Las Quintas, Culiacán, Sinaloa,
C.P. 80060
Celular: (667) 162-0879
Clínica: (667) 258-0536

Leave a comment