Antes de entrar en materia, hay que recordar que la columna vertebral no es totalmente recta. Concretamente, la columna vertebral está formada por 33 vértebras y se divide en cinco regiones, con los siguientes tipos de curvaturas: región cervical (siete vértebras, de la C1 a la C7), cuya curvatura es convexa y se denomina lordosis cervical; región dorsal (12 vértebras, de la T1 a la T12), con curvatura cóncava y con el nombre de cifosis dorsal; región lumbar (cinco vértebras, de la L1 a la L5), cuya curvatura es convexa y la llamamos lordosis lumbar; región sacra (cinco vértebras, de la S1 a la S5), curvatura con forma cóncava y denominada cifosis sacro-coccígea; coxis (una vértebra), formando parte de la misma cifosis sacro-coccígea que la región sacra.

Estas curvaturas son las que hacen posible que la columna vertebral tenga estabilidad y movilidad suficiente. Pues bien, cuando una de esas curvaturas se ve disminuida, estamos frente a una rectificación de la columna. A efectos visuales, podemos ver si una persona sufre de rectificación de la columna en alguna de las curvaturas cuando, de perfil, la columna aparece recta en esa zona y no con la curvatura característica que la representa.

Rectificación de la lordosis cervical: hipolordosis

Dentro de las curvaturas que hemos mencionado con anterioridad, la rectificación suele ser más común en la zona cervical y lumbar, por lo que es habitual encontrarnos con casos de rectificación de la lordosis cervical (la curva natural de nuestro cuello). Estos se deben a múltiples factores que pueden enmascarar el problema causándonos dolor y sufrimiento sin que sepamos la principal causa.

El cuello humano tiene una curvatura natural que es la que proporciona estabilidad. Siete vértebras cervicales que se encargan de soportar la carga de nuestro cráneo y de mantener el centro de gravedad, estando en equilibrio sobre los hombros, facilitando y amortiguando. Cuando esa curvatura normal se ve modificada, empiezan los problemas.

Las personas que la padecen suelen sufrir con bastante frecuencia dolores de cabeza, cuello, pueden tener contracturas con facilidad, mucha tensión, pérdida de movilidad e incluso dolor en la zona dorsal, paletillas, etc.

Causas

Son varios los factores que pueden producir la rectificación de la lordosis cervical, tanto externos como internos. Los más comunes son los accidentes de tráfico —al producirse esguinces cervicales—, y los malos hábitos posturales que ponemos en práctica a diario y tanto nos perjudican. Además, la vida sedentaria sin realizar práctica deportiva alguna, puede agravar cualquier tipo de rectificación de la columna vertebral, incluida la lordosis cervical. Por otra parte, si sufres de estrés de manera continuada, y la musculatura se resiente por ello, puedes estar dando más razones para que la rectificación de la columna vertebral tenga lugar.

Algunos factores menos comunes, pero que también la pueden desencadenar serían, malformaciones congénitas, enfermedades reumáticas, cirugías y escoliosis.

Tratamiento

La quiropráctica nos puede ayudar a mejorar esa W evitando que suframos innecesariamente. Cuando la curvatura cervical se rectifica, se produce más tensión en la zona, lo cual favorece la aparición de subluxaciones. Un quiropráctico puede corregir los desplazamientos de las vértebras por medio de ajustes manuales, devolviendo a nuestra zona cervical la movilidad y aliviando los problemas derivados.

Por tu parte, puedes realizar estiramientos que pongan en marcha toda la musculatura de la zona del cuello, incluyendo también los trapecios, suboccipitales, deltoides, etc… Es importante que, además de acudir a un especialista, reforzar la musculatura de la zona para que las molestias sean cada vez menores y la curva normal mejore.

Si sufres de rectificación de lordosis cervical y necesitas ayuda, puedes solicitar una cita en nuestra clínica para estudiar tu caso de forma totalmente personalizada. No lo olvides: la quiropráctica cuida de tu sistema nervioso de una manera natural.

 

Por: Dr. Mario López Egusquiza

Médico Quiropráctico

Clínica Quiropráctica Culiacán / Terapia Física / Rehabilitación

Dirección: Dr. Mora #1522, Las Quintas, Culiacán, Sinaloa, C.P. 80060

Celular: (667) 162-0879

Clínica: (667) 258-0536

Leave a comment