“¡Qué bonito es el quelite!

Bien haya quien lo sembró.

Que en sus orillitas tiene

de quién acordarme yo.”

(Canción popular mexicana)

 

Los quelites tienen una gran historia, pues se consumen desde la época prehispánica. Son un grupo de plantas que incluye a la verdolaga, la flor de calabaza, el berro, el epazote, los quintoniles, los rábanos, los romeritos y muchas más. Nacen solas durante la temporada de lluvias, y las puedes encontrar en muchos lugares de México, sin embargo, su consumo se encuentra en franco declive.

“Los quelites han estado siempre en México, pero poco a poco se han ido perdiendo”, indica Amanda Gálvez Mariscal, profesora de la Facultad de Química de la UNAM.

Su presencia en la cocina mexicana ha disminuido hasta en un 90 por ciento, a pesar de su valor nutricional, en gran parte por el estigma de ser ‘comida de pobres’ y otros factores como es la irrupción de los nuevos patrones de producción agrícola, donde se les ha arrebatado sus espacios naturales para crecer ya que pesticidas y herbicidas los identifican como plaga y los atacan hasta erradicarlos. A ello se suma la apuesta industrial de poner monocultivos extensivos, lo que ha hecho perder la diversidad en los sembradíos.

 

¿Qué son?

Plantas muy distintas entre ellas porque pertenecen a diferentes familias botánicas. Es decir, no son parientes o familia, sin embargo, la forma en que las han agrupado y nombrado es encontrando cosas en común en sus características y propiedades comestibles.

 

 

La historia de los quelites

Hace cientos de años, entre las muchas, muchas plantas que existían, los indígenas distinguieron aquellas que podían servir de alimento como verduras y las llamaron quilitl, en la lengua náhuatl. De ahí proviene su nombre, quelites. Podemos decir entonces que la agrupación entre los quelites es por el conocimiento indígena gracias al uso que les daban en su alimentación.

Actualmente, los científicos que las han estudiado, identifican que entre los quelites muchas plantas son hierbas, lo que significa que tienen tallos pequeños, blandos y flexibles. Otras son arbustos porque tienen los tallos más altos y duros, y algunos pocos son árboles. Pero la característica común que sí comparten todos es que, en alguna etapa de su desarrollo, sus hojas, ramas, frutos o flores tiernas se utilizan como verduras.

Se estima que en México existen alrededor de 500 especies silvestres consideradas como quelites. ¿Te imaginas a esas 500 plantas en guisados diferentes?

Algunos de los quelites más conocidos son: el quelite cenizo, el de invierno, el fraile, la mostaza, la pamita, la pata de cuervo, la verdolaga, el berro, el epazote, el pápalo, la lengua de vaca, el malacote, el mozote, la hierbamora, las hojas tiernas de guaje, los quintoniles, las cebollinas, los rábanos, las guías de chayote, la chaya, los romeritos, el huauhzontle y muchas plantas más.

 

Cómo nacen

Normalmente, durante la época de lluvia brotan de forma espontánea, es decir, surgen sin que se cultiven y crecen sin el cuidado del ser humano. La mayoría son plantas anuales ya que su ciclo de vida inicia y termina durante una temporada del año y las semillas que producen, nacen y se desarrollan en el siguiente año.

 

 

Dónde encontrarlos

Crecen en cultivos de milpa, chile, calabaza; en cafetales y en huertos familiares, y las encuentras principalmente en el centro de México.

En las comunidades rurales de México las personas los aprecian mucho porque saben que son un alimento de gran contenido nutritivo, proveen vitaminas, minerales y contenidos de fibra. Además, les dan un sabor muy especial a caldos, tacos, ensaladas, quesadillas y muchos otros guisados.

Existen quelites que sí son cultivados porque son muy solicitados, como los romeritos que forman parte de los guisos tradicionales en la cuaresma y en Navidad.

El amaranto es otra planta del grupo de los quelites que es cultivada porque de ella se obtiene un fruto blanco muy pequeñito que se usa como cereal. Seguramente conoces los dulces hechos con semillitas de amaranto. También existen quelites que sirven como alimento para algunos animales.

Beneficios

Son alimentos ricos en fibra, vitaminas, antioxidantes, minerales, ácidos grasos omega 3 y ácidos grasos omega 6. Ideales para prevenir enfermedades del corazón, cáncer y diabetes. Su bajo aporte de calorías y el alto valor nutritivo mejora el estado de nutrición y salud en general.

Algunos incluso son reconocidos por sus propiedades medicinales, como en el caso de los alaches, por su alto contenido de flavonas antihiperglucemiantes y por contener un mucílago que ralentiza la absorción de azúcar.   

 

 

¿Cómo ayudar?

Actualmente muchas personas ya no los consumen porque el conocimiento que se tenía sobre sus propiedades y sabores ha ido desapareciendo de la cocina mexicana con el paso del tiempo. Además, existen muchos otros vegetales que se han introducido al país y han desplazado los cultivos.

Conoce y valora el significado cultural que los quelites representan y las propiedades alimenticias que tienen, pues forman parte de la riqueza natural de México y son una rica fuente de alimentación y supervivencia para los mexicanos.

 

*Con información de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.

 

 

 

 

Leave a comment