La leche humana es el alimento ideal para los niños, ya que además de los beneficios emocionales y psicológicos, ésta tiene propiedades nutricionales, inmunológicas, y componentes bio-activos únicos que no se encuentran en ningún otro tipo de leche y que protegen al niño de enfermedades a corto plazo como enfermedades infecciosas
(respiratorias, como neumonías, el COVID19, otitis, diarrea, enterocolitis necrotizante, entre otras).

También, a largo plazo protege a la madre y al bebe contra obesidad y enfermedades crónicas. Por lo tanto, en enfermedades similares al COVID-19, se recomienda continuar amamantando directo del pecho, y si esto no es posible, fomentar que la mamá extraiga su leche de manera rutinaria para alimentar a su bebé mientras toma precauciones para evitar transmitirle el virus, mismas precauciones para prevenir el contagio del resto de la familia.

Aun si la madre ha estado expuesta o es un caso sospechoso de COVID-19 con síntomas leves, la lactancia materna sigue siendo una opción muy razonable , ya que es relativamente fácil disminuir el riesgo de exponer al
bebé a las secreciones respiratorias maternas, con el uso de un cubrebocas y el lavado cuidadoso de las manos.

Recomendaciones para una lactancia materna segura en casos confirmados o sospechosos de COVID-19
1. En casa: Se recomienda el lavado continuo de manos en cada contacto con el bebé (con jabón y agua por al menos 20 segundos o con desinfectante entre 60 y 90% de alcohol). Se debe utilizar cubrebocas cuando se está cerca del bebé y al menos por 5-7 días hasta que las secreciones respiratorias hayan disminuido o desaparecido. Si la madre se está extrayendo la leche, igual se recomienda el uso del cubrebocas y seguir con las recomendaciones de limpieza de la bomba de extracción que se utilice, y considerar, de ser posible, que alguien más alimente al bebé con la leche materna extraída. Se recomienda permanecer en habitaciones separadas de otros miembros de la familia incluyendo al lactante, excepto para amamantarle.

2. En el hospital:  Ante la separación temporal cuando la madre requiere cuidados médicos por el COVID-19, se
debe apoyar y alentar la práctica de la lactancia materna para mantener la producción de leche. Se recomienda la
extracción de la leche mínimo 6 veces por día, enseñando una técnica adecuada de extracción, ya sea manual o con bomba, con todas las medidas de higiene y desinfección que se requieran, incluyendo el uso del cubre-bocas. Idealmente, tanto el cuidado como la alimentación con la leche materna extraída deben ser llevados a cabo por un cuidador(a) sano.

Información: Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

 

Leave a comment