Saber hacerlo es casi un arte que muy poca gente controla. Y no es sólo por el color o la textura, sino por la manera en la que nos la aplicamos, la luz con la que lo hacemos y la más importante, porque no sabemos elegir la base correcta por nuestro tipo de piel.

Fluida. Pieles mixtas a grasas: es la más vendida. Ofrece un resultado muy natural, pero no es la fórmula más cubriente.

Crema. Pieles secas a mixtas: es la más untuosa, ya que se trata de una emulsión de agua en aceite. Se puede controlar su cobertura, dependiendo de la cantidad que se aplique, por lo que es perfecta para un maquillaje de noche y también para las pieles maduras.

En barra o compacto. Pieles secas a mixtas: en su origen, estas bases nacieron para ser utilizadas por los actores de teatro o de cine por su cantidad de pigmentos colorantes. Entonces resultaban muy pastosas y espesas, pero hoy su formulación ha cambiado. Son productos ligeros y lo bueno es que siguen siendo extremadamente cubrientes, por lo que resultan más adecuados para la noche y en temporada invernal. Se pueden aplicar en todas las pieles, aunque no es recomendable en las muy grasas, por su alta proporción de aceites y ceras.

En polvo. Pieles mixtas a grasas: la mejor opción para las pieles grasas o con una persistente zona T, pues absorben el exceso de grasa y evitan el desplazamiento del color y los brillos.

Trucos y Tips

Otra recomendación que debes de tomar en cuenta al momento de elegir la base adecuada, es que algunas se oxigenan y tienden a cambiar de color. Así es que te invito a que primero vayas al centro comercial y te hagas la prueba y cheques el tono con el paso de las horas y del clima. Creo que no habrá manera de que te equivoques si sigues estas recomendaciones.

La siguiente regla de oro es comenzar aplicando la base por la zona central y en vertical al rostro, colocando una pequeña cantidad de producto en la frente, nariz, barbilla y pómulos. Hay que difuminar el producto hacia los laterales y hacia el cuello, y aplicar la cantidad justa para evitar el “efecto máscara”, no me cansaré de recordarles… ¡Menos es más!

Recomiendo aplicar un tono de base lo más parecido al tuyo para poner en las zonas donde tengamos manchas que disimular o rojeces que tapar; esto nos aportará una piel más sana, joven y ligera.

Recomendación de bases según el tipo de piel:

Todo Tipo de Pieles y para llevar todo el día: Perfect Touch de YSL / Atelier Paris

Pieles Adultas: Teint Visionnaire, de Lancôme.

Pieles Secas: Fit me shine foundation, de Maybelline.

Pieles muy Maduras: Lift Extreme Radiant de Estée Lauder.

Extras

Las pieles con acné deben elegir fórmulas libres de aceites para controlar la grasa: Base de maquillaje libre de aceite Laura Mercier. Esta base de maquillaje para la piel grasa está llena de vitamina E, vitamina A, y extractos de hojas de té verde que hidratan la piel y así evitar el efecto graso en tu piel.

Las pieles con pigmentación o rosácea, mas que un maquillaje necesitan una pre base que les ayude a disminuir el color y de esta forma no aplicar tanta base y que resulte menos notorio el problema. Mi favorito es Smashbox photo finish color correcting en tono verde, estoy segura que lo amarás.

INSTAGRAM TWITTER
@noritaragon
www.facebook.com/NORAARAGONMAKEUP/
noritaragon@gmail.com

Leave a comment