Todas las relaciones cambian con el tiempo, pero hay un punto en el que es necesario reflexionar sobre si es momento de terminar y seguir por caminos separados. No siempre se debe a peleas, sino a que simplemente la química se ha terminado y sólo se están aferrando a algo que quizá no tiene mayor remedio.
En ocasiones es mucho más fácil quedarse por aparente comodidad, pero a largo plazo quedarte en una relación que ya no te hace sentir feliz puede provocarte insatisfacción, frustración e incluso rencor hacia la otra persona.
Si en tu relación hay alguna de estas señales, tal vez deberías platicar con tu pareja y reflexionar sobre el punto en el que ambos están; pero si hay varias de ellas tal vez sea momento de afrontarlo y dejarlo ir.

 

Sus citas son siempre iguales y ninguno se esfuerza
Llega un punto en el que las dos personas se sienten cómodas y no necesitan esforzarse por impresionar al otro. Es normal y es sano hasta cierto punto.
Si cada fin de semana van a los mismos lugares, hacen lo mismo y ninguno se sorprende están acercándose a un punto sin retorno. Esto puede convertirse en un problema, pues ambos empezarán a perder el interés en el otro. Lo mejor es que busquen nuevas actividades y retos para ambos, que los hagan sentirse motivados y salir de la zona de confort (aburrimiento) en la que están.

 

Las pequeñas peleas se vuelven una batalla campal
Es normal tener diferencias y llegar a discutir con tu pareja… Pero si hasta las peleas pequeñas se convierten en una pelea terrible, entonces hay que empezar a poner atención a lo que hay detrás de eso.
Pelear constantemente es también signo de apatía, aburrimiento y falta de química.

 

No se ríen juntos
El humor es una gran señal de química y de la conexión que tienes con tu pareja. Si casi no se ríen juntos como antes o no comparten cosas que los diviertan, es posible que se estén estancando.
Piensa especialmente si hay cosas que antes te divertían que ahora te parecen tontas o no entiendes por qué antes eran graciosas… una señal de que quizás la química se fue.

 

Te guardas todo y no puedes dejar atrás el pasado
¿Siguen cargando con problemas del pasado? Se reprochan cosas que pasaron hace mucho tiempo y alguno de los dos no las deja ir. ¿Hay temas de los cuales no puedes hablar por temor a que se enoje?
Una relación sana y duradera necesita mucha comunicación. Si alguno de los dos no está logrando hablar de lo que le incomoda o dejar los problemas atrás, entonces la relación puede llegar a estancarse y esto será problemático después. Recuerda que el amor nunca duele, y que es momento de preguntarte si necesitas luchar por él o dejarlo ir.

 

Dejas de escuchar cuando habla
¿Te aburre lo que dice tu pareja? A veces puede ser incluso inconsciente, pero si es común que empieces a pensar en otra cosa mientras te cuenta algo, estás frente a una señal de alerta.
Sucede lo mismo si es al revés… tú hablas y hablas, y cuando te das cuenta tu pareja tiene la cabeza en otro lado. Pregúntate las razones por las que sucede, busquen actividades separados para que tengan nuevas experiencias que contar y nuevos temas de los cuales hablar.

 

Pasas mucho tiempo fantaseando o pensando en otras personas
Es absolutamente normal fantasear con alguien más o sentir atracción por otros, pero si la fantasía te hace sentir mejor que la persona con la que estás, algo no va del todo bien.
Pregúntate por qué sucede y qué esconden esas fantasías: ¿insatisfacción sexual?, ¿aburrimiento?, ¿falta de interés? También es posible reinventar la relación con tu pareja, aquí te dejamos algunos consejos para evitar la monotonía.

Leave a comment