En general, los papás quieren que sus hijos sean buenos lectores, pero ¿cómo lograrlo si muchas veces, ni nosotros leemos? Una forma de lograrlo puede ser leerle en voz alta a los niños. Te explicamos cuáles son los beneficios, cómo hacerlo, qué lugar es el correcto y qué tipo de lectura puede ser la ideal para comenzar este hermoso camino del conocimiento.

 

Beneficios de leerle en voz alta a los niños
Los expertos de la organización Reading is Fundamental, expertos en promover la lectura entre los niños y jóvenes, explican que leerle en voz alta a los niños desde que son bebés, es la manera más fácil de convertirlos en unos amantes de la lectura.

Es importante que, incluso desde el vientre, los hijos escuchen los ritmos de la lectura, las pausas de las puntuaciones y las palabras que formarán su vocabulario. Con este método desarrollarán su imaginación, tendrán más conocimiento y crearán un lazo afectivo único con sus padres.

• Es un momento divertido para ellos y para los adultos.
• Alimenta el amor familiar al crear un vínculo especial.
• A los participantes les permite conocer nuevas historias.
• Los niños adquieren el desarrollo del lenguaje, lo que facilitará su aprendizaje de lectoescritura.

 

¿Dónde y cuándo?
Muchos piensan que la hora de dormir es el único momento para leer un cuento, pero en realidad se puede hacer en todos lados. Echa a volar tu imaginación, puedes hacerlo en la sala, bajo un árbol a media tarde o en la banca del parque.

Leerle en voz alta a los niños debajo de un refugio hecho con sábanas y cojines, puede ser ideal y atractivo para ellos. Recuerda tener un libro en la guantera del carro para la hora del tráfico o si van a una consulta y necesitan esperar.

Empieza a leerle desde que es bebé, eso puede tranquilizarlo cuando está inquieto, incluso cuando crezcan y ya sepan leer, sigan leyéndole en voz alta, son momentos únicos que recordarán siempre.

Dedíquenle una hora especial, pero también puede ser a cualquier momento. Sé un ejemplo y lee el periódico o un libro también para que tu hijo lo vea como algo natural.

Si está empezando a leer, pueden intentar hacerlo con libros, revistas, periódicos, señales de tránsito, cajas de cereal y todo lo que tenga letras. Aprovechen leerle en voz alta a los niños, trabalenguas, adivinanzas y rimas; para los más pequeños usa libros con figuras e ilustraciones claras y llamativas.

Más adelante, pídele que formule un final diferente al que leyó y platiquen sobre lo que cada integrante de la familia haría. La poesía es una gran opción para todas las edades ya que, el ritmo y la rima de la poesía ayudan a mantener el interés de los niños.

Recuerda siempre ser flexible, deja que ellos elijan los libros, pero también ve intentando que lean libros más avanzados para ir abriendo su interés a otras ramas.

 

 

Leave a comment