En la antigüedad el velo estaba relacionado con la modestia, inocencia, fidelidad, nobleza y virginidad de la novia, también se consideraba como una barrera de protección para la pureza de ella ante las tentaciones del exterior y un repelente de los malos espíritus, las envidias y maldiciones.

Dentro del mundo de los vestidos de novia existe una gran variedad de velos, seleccionar el ideal no es tarea sencilla, se deben tomar en cuenta algunos aspectos como la forma del rostro, el tipo de vestido, la altura y hasta la personalidad de la novia para determinar cuál es el que la hará lucir espectacular.

Blusher

Blusher es un estilo que mide entre 55 y 65 centímetros, no va más allá de los hombros, y su única función es cubrir el rostro de la novia. Para usar este tipo de velo es necesario que el vestido sea escotado, así se evita que la parte superior del cuerpo se vea muy cargada. Los rostros ovalados destacan mejor al utilizar éste modelo.


Francés

El velo tipo francés es sumamente pequeño, este va de la mitad de la cabeza hasta la nariz, por lo general están hechos de una delicada malla o red y acompañados de un tocado o hebilla que se sitúa a los costados de la cara para sujetarlo. Este velo se creó para las novias poco convencionales y queda perfecto en las de estatura baja.


Fuente

El velo estilo fuente tiene mucho volumen porque la parte de atrás llega hasta la cintura mientras que la tela que cubre rostro de la novia es un poco más corta y brota desde la cabeza abriéndose por los lados de la cara, asemejando el agua que brota de una fuente. Este es el más clásico y romántico.


Capilla

Mide entre 150 y 200 centímetros y llega hasta el suelo simulando ser la cola del vestido. Este puede sujetarse por medio del peinado o con una diadema y está compuesto de dos capas una que  cubre el rostro de la novia y otra que cae por detrás. Debido a que adelgaza las facciones es ideal para quienes tienen un rostro redondo.


A los dedos

Con una longitud de entre 85 y 125 centímetros, el velo a los dedos, también conocido como fingertip, es excelente para las novias de piernas largas y rostros triangulares. Por su medida, tiene una caída que acentúa la cintura y estiliza la figura de la novia por detrás.


A los codos

Este velo resulta ser el más cómodo ya que llega hasta los codos, va escondido detrás del peinado, es decir, a la mitad de la cabeza y deja al descubierto el rostro.  Su longitud depende de la altura de la novia, pero por lo general mide entre 75 y 80 centímetros. El largo del velo lo hace ideal para los vestidos de novia cortos.


Catedral

Es una mantilla impresionante que mide por lo menos dos metros y medio de largo, inicia a la mitad de la cabeza y está lleno de bordados alrededor. El velo catedral por lo general se usa con vestidos de cola larga y en bodas de iglesia. Por su largo tiende a suavizar las líneas de la cara, lo que lo hace la opción correcta para quienes tienen rostros cuadrados.

Leave a comment