Si lo que quieres es mantener la creatividad de tus hijos, este artículo es para ti, no te pierdas de los tips que te ayudarán a conseguirlo:
Aliéntalo desde el comienzo.
Esto consiste en dejar a su alcance materiales de todo tipo para que se anime a experimentar. Pueden ser palitos de madera, masa, papel, bolitas de algodón, pintura, pasta, cintas adhesivas o cualquier otra cosa que uno tenga a mano. “Yo pongo los materiales en bandejas y luego dejo que mi hijo use su propia imaginación para ver qué puede hacer con ellos. ¡Las posibilidades son infinitas!”.

Confía en el proceso
A la hora de realizar trabajos manuales o artísticos, todo se hace mucho más divertido si se puede disfrutar y ver belleza desde el inicio del procedimiento, desviando el foco del resultado final. Todo es válido al momento de crear.

Cuestiona todo
Cualquiera que haya compartido tiempo con niños en edad preescolar, sabe que son expertos en preguntar el porqué de todo. Pero a medida que crecen, van dejando de lado ese espíritu de constante cuestionamiento y empiezan a navegar en piloto automático. Proponte ayudar a tu hijo a preservar esa curiosidad, ya que es parte fundamental de una mentalidad creativa.

Pídeles ayuda
Las mejores ideas creativas no solo son nuevas, sino también útiles. Así que pídele consejos a tu hijo sobre, por ejemplo, qué juguete podrían dejarle al perro para que no se aburra cuando ustedes tengan que salir. O pregúntale qué podrían hacer con esa cantidad de material reciclable que está desbordando la papelera de la cocina. Hagan una lluvia de ideas y luego pónganlas en práctica juntos.

Sé su modelo
Siempre que tus hijos te vean en acción, querrán imitarte. Puedes sentarte a dibujar junto a ellos, por ejemplo, o mostrarles tu último proyecto de tejido o de renovación de muebles.

Hazlo divertido
Las personas con buen sentido del humor tienen, en general, la habilidad de ver las cosas de manera alternativa y de pensar con originalidad.

Mantenlos animados
Hacer algo nuevo o intentar resolver un problema requiere energía. Por eso, demostrar que valoras sus esfuerzos estimula a los pequeños a continuar intentándolo.

Leave a comment