Steve Jobs llamó a la intuición “más poderosa que el intelecto” y Albert Einstein la llamó “el regalo sagrado”. Las teorías más importantes han sobresalido de un mensaje de la intuición. Gracias a ella, nos podemos alertar sobre personas, decisiones, momentos y circunstancias que vamos viviendo. Si ponemos atención a nuestra intuición, seríamos un poco más cuidadosos al momento de lanzarnos a hacer algo. No todo lo que “presentimos” tiene que ser real, tampoco tiene que ser falso, es por eso que es válido dejarnos llevar por aquellos mensajes que escuchamos desde nuestro interior.

Si nuestro cuerpo vive el presente, ¿dónde vive nuestra mente? En lugar de enfocar toda nuestra atención en lo que estamos por hacer o en lo que pasó ayer, lo mejor que podemos hacer para conectar con nuestra intuición es vivir el ahora. Cuando estamos concentrados y logramos escuchar a nuestros pensamientos, cuando liberamos nuestra mente de todo el desorden mental que podamos tener, ¿cómo te sientes? Ese sentimiento es lo que nos impulsa a conectar con nuestra mente. Escucha las señales que tu entorno y tu cuerpo te dan, confía en estos mensajes, escúchalos y úsalos como información valiosa, que sea un equilibrio entre lo que sientes y lo que ves, y cuando logres percatarte de esto, habrás entendido el verdadero sentido de nuestro existir.

Somos mucho más que un cuerpo humano, somos alma y energía. Todo lo que conlleva a ser lo que somos —personas—, va mucho más allá de tratar de subsistir. Todos venimos a este mundo con un poder de intuición, no todos lo desarrollan de la misma forma, ni al mismo tiempo, es por eso que con el tiempo y con las experiencias que vayas viviendo te darás cuenta que tu intuición es tu mayor poder. Confiar en todo esto, nos permitirá actuar rápidamente y no dejar que alguna oportunidad se nos vaya de las manos. Habrá veces en las que nuestra intuición no será lo que esperábamos, ya que está basada en el instinto, en recordar nuestras emociones experimentadas con anterioridad y en situaciones casi semejantes a las actuales. No siempre nos dará el éxito y el logro en todos los aspectos que queremos cubrir en nuestras vidas, pero te aseguro que te dará el poder de conocimiento y de confianza hacia ti mismo.

Trata de confiar más en ti, date el beneficio de la duda, date la oportunidad de preguntarte ¿esto que estoy sintiendo me está queriendo decir algo?, y si te lo interrogas, no lo ignores. Los mensajes más importantes pueden estar ocultos donde menos lo imagines, está en nosotros mismos descubrirlos y tomarlos. Ninguna persona se hace intuitiva si no practica la costumbre de dar importancia a su lado más irracional. Por eso, las personas intuitivas no ven como una debilidad el hecho de ceder a las pretensiones de la emoción y el sentimiento. Si eres de las personas que se consideran intuitivas, eres muy privilegiada, si alguna vez lograste obtener algo por tu intuición o evitaste pasar por un mal momento, sigue escuchándote… Pudiste, puedes y podrás.

 

 

Por: Marisol Robles Salomón

Instagram: @marisoolrs

Leave a comment