El Santuario de Nuestra Señora del Rosario fue el recinto sagrado en donde se juraron amor eterno.

Para recibir la bendición que los declarara marido y mujer por toda la eternidad, la pareja fue acompañada por sus padres, Adriana López de Ojeda, Sergio Ojeda Elías, María Inés Ampudia de Bátiz y Jaime Bátiz Guillén, quienes en todo momento desearon lo mejor para sus hijos en este inicio de vida como familia.

La pareja también recibió la compañía de sus respectivos hermanos quienes fungieron como padrinos de lazo, anillos, arras y ramo para entregarlo a los recién casados como símbolos de amor.

Detalles:

•Después de la ceremonia en la catedral de la ciudad, María Fernanda y Diego se trasladaron a un conocido jardín de eventos en donde celebraron con una alegre recepción para amigos y familiares.

Leave a comment