Confiar es como tocar con la punta de los dedos una certeza. No hay un conocimiento seguro, pero se le acerca, porque se espera firmemente que algo suceda. Luego está la confianza ciega, que es más un acto de fe, un desafío al bumerán de la decepción. Cree la Organización Mundial del Turismo (OMT) que la confianza es la nueva moneda de nuestra ‘nueva normalidad’ y que el turismo está en una posición ideal para ser el vehículo que canalice esa confianza.

Debido a la pandemia de coronavirus, existen restricciones de viaje alrededor del mundo. Antes de planear tu próximo viaje, por favor asegúrate de revisar las medidas de protección que se están llevando a cabo en tus destinos y alojamientos favoritos. También ten en cuenta que la disponibilidad de los hoteles y sus amenities pueden ser limitadas durante este periodo.

España es maravillosa. Lo tenemos todo: una gastronomía sin igual, un contraste de paisajes alucinante, un legado histórico enorme… Hemos seleccionado los mejores lugares que tienes que visitar en España, al menos, una vez en la vida.

 

1. Siurana – Tarragona

Siurana es un pueblo de cuento que evoca el recuerdo del medievo. Está enclaustrado sobre el río y para conquistar el pueblo hicieron falta los caballeros de cuatro condes, pues el castillo de Siurana franqueaba una frontera que se extendía del Coll de Balaguer a Tamarit de Gaià. Fue finalmente conquistada en 1153 tras la caída de Lleida y Tortosa, lo que lo convierte en el último reducto de la reconquista. El edificio más relevante de Siurana es su iglesia románica, que tiene una portada con un tímpano figurado enmarcado por tres arquivoltas de medio punto.

 

 

2. Salinas de San Pedro del Pinatar – Murcia

El Parque Regional de las Salinas de San Pedro, a pesar de su pequeña extensión, es uno de los destinos que debes visitar una vez en la vida. El parque está ubicado en el extremo norte del Mar Menor y es un buen ejemplo de transformación de una antigua laguna litoral en unas salinas, que, a día de hoy, siguen siendo un bien productivo. Entre la fauna y la flora que podrás encontrar destaca la sabina costera, el carrizo, el junco, el charrancito, la cigüeñela o el flamenco.

 

 

3. Chulilla – Comunidad Valenciana
Chulilla es un municipio valenciano rodeado de un paisaje natural de belleza inmensa. Rocas, piscinas naturales, el cañón del Turia y frondosos bosques hacen del municipio un imprescindible. Pero hay muchos más motivos para visitar este curioso rincón: el castillo de Chulilla, declarado monumento Histórico Artístico en el año 1981, está situado en lo alto del monte que corona el pueblo; también encontrarás pinturas rupestres en el barranco de Falfiguera que representan figuras humanas, grupos de animales, animales aislados e incluso motivos indescifrables.

 

 

4. Laguardia – Euskadi
Laguardia es, probablemente y en mi opinión, uno de los lugares más bonitos de la rioja alavesa. No solo disfrutarás de la deliciosa gastronomía vasca en Laguardia, también admirarás el encanto que tiene el pueblo por sí mismo, dejando en alto el nombre de la región contando con muchos hoteles con encanto. Entre sus atractivos destacan el pórtico de Santa María de los Reyes, que corresponde a finales del siglo XIV y cuya policromía fue llevada a cabo en el siglo XVII; el reloj de la Plaza Mayor es todo un símbolo de la identidad de este municipio y está integrado por “el Cachimorro” y dos danzarines.

 

 

5. Almagro – Castilla – La Mancha

Almagro, en la provincia manchega de Ciudad Real, es un referente en Castilla-La Mancha y un destino imprescindible. El Festival de Teatro Clásico de Almagro se ha convertido en un evento ineludible y en todo un atractivo turístico por su fórmula de teatro de corral. La ciudad ha sido declarada en su totalidad Conjunto Histórico Artístico y no es de extrañar, ya que nos envuelve completamente en su cultura, arte, tradición y gastronomía castellana.

 

 

6. Parque de la Naturaleza de Cabárceno – Cantabria

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno no es un zoológico convencional, es un espacio en el que destaca la belleza del paisaje kárstico y la variedad de especies que habitan en él. Las instalaciones son de las mejor valoradas por los organismos independientes que vigilan las condiciones de vida de los animales. El parque proporciona la alimentación de los animales y el resto de actividades son guiadas por el instinto de las diferentes especies.

 

 

7. Mallos de Riglos – Huesca

Los Mallos de Riglos, en la localidad de Riglos, es una caprichosa formación geológica. Existen senderos que te permitirán hacer un recorrido por este monumento natural. Cerca del último párking en la entrada de la localidad, está la oficina de Turismo desde la que se inicia el sendero. A medida que se avanza por el sendero se descubre una maravillosa panorámica de los Mallos.

 

Leave a comment