NEW YORK FASHION WEEK

Cualquier época es buena para viajar a la ciudad de Nueva York, pero ésta sin duda lo es más. A partir de este septiembre sabremos qué es lo que llevaremos el próximo verano. Pero no sólo eso. Durante los días que duran los fashion shows, la Gran Manzana se convierte en el epicentro del glamour y el lujo.

Nueva York es una de las capitales de la moda por excelencia, y durante la Semana de la Moda ofrece un viaje fashionista para conocer de primera mano las tendencias de la próxima temporada primavera-verano 2017 del 8 al 15 de septiembre y recorrer la ciudad entre compras y pasarelas de diseñadores reconocidos y emergentes.

La NYFW es celebrada en septiembre y febrero de cada año con una serie de eventos, que generalmente duran entre 7 y 9 días, cuando las colecciones de moda internacionales se muestran a los compradores, la prensa y el público en general. El Consejo de Diseñadores de Moda de América (CFDA) creó la moderna noción de un sistema centralizado New York Fashion Week en 1993, aunque ciudades como Londres ya estaban usando el nombre de su ciudad junto con las palabras “la semana de la moda” en la década de 1980. El impacto económico de la NTFW se estima en $887 millones de dólares.

Las Fashion Week se llevan a cabo meses antes de que empiece la estación para dar tiempo a los fabricantes de dar una muestra de sus creaciones para la siguiente temporada. Esto también da tiempo a los comerciantes de adquirir los materiales e introducir los diseños en el mercado.

El calendario inicia con la NYFW, una de las cuatro principales semanas de la moda en el mundo conocidas colectivamente como el Big 4, seguida por la de Londres y después la de Milán y termina con la de París. Estas son las tradicionales Fashion Weeks, seguidas por nuevas semanas de la moda que están teniendo lugar alrededor del mundo.

Las cuatro principales ciudades son conocidas por centrarse en estilos diferentes. Nueva York es famosa por los looks más deportivos, Londres por las prendas vanguardistas, Milán por los looks exagerados (over-the-top), y finalmente París por la alta costura.

Asisten compradores de las principales tiendas, los redactores y editores de las revistas de moda –como Anna Wintour de Vogue en el front row-, los medios de comunicación, celebridades, socialités y miembros del mundo del espectáculo. En el pasado, las semanas de la moda eran predominantemente para el comercio; sin embargo, hoy son acontecimientos de los medios y del entretenimiento. Pueden incluir música en vivo, galas e incluso eventos de caridad. Unos cuantos permiten que el público compre pases especiales para ver los desfiles o asista a las exposiciones. La gran mayoría son con invitación.

La primera semana de la moda se celebró en Nueva York en el año 1943. Hasta entonces la moda francesa era la que dictaba las tendencias de moda pero durante la Segunda Guerra Mundial los expertos de la moda no podían viajar a París a ver los desfiles y entonces tuvieron que buscar otras alternativas. La publicista de la moda Eleanor Lambert era la organizadora de un evento llamado Semana Editorial, donde diseñadores americanos mostraban sus colecciones a periodistas de la moda. El evento fue un éxito, y revistas de moda como Vogue empezaron a mostrar más diseños americanos y minimizar los franceses. Sin embargo, después de la guerra, la gente regresó a París y otras capitales de la moda como Londres y Milán y es así como estas cuatro ciudades se convirtieron en los principales exponentes de la moda.

Los desfiles son siempre de día. Van desde las 10 de la mañana hasta las 7 pm como máximo y duran no más de 15 minutos. Los shows son en varias partes de la ciudad, algunas veces pueden llegar a ser en las afueras, dependiendo del evento. Por esta razón vemos muchas veces personas vestidas muy elegantes y usando calzado deportivo ya que lo único que queda es mezclar comodidad con estilo.

La NYFW es una experiencia única para conocer una gran cantidad de producciones de moda independiente alrededor de la ciudad, así como apreciar a los diseñadores consagrados.

Shopping

Sin lugar a dudas es un must ir a la Quinta Avenida y el Upper East Side, donde se encuentran todas las boutiques de lujo, así como no perder la oportunidad para sumergirse en las tiendas vintage de Williamsburg (Brooklyn), el barrio hipster que marca tendencia; en el West Village, el paraíso para las amantes de las compras beauty, además del rincón de la ciudad donde se instaló la Maison Martin Margiela; o recorrer sin prisa el barrio de Nolita, que ha tomado el relevo del Soho (siempre de moda, y siempre digno de visita) a la hora de albergar los locales de las nuevas marcas de moda llamadas a dar mucho de qué hablar en el sector. Y se podrá decir cuando triunfen: “ah, sí, claro, yo estuve durante la NYFW hace un par de temporadas”.

En esa semana, la ciudad respira un aire de glamour, se ve la gente vestida de manera diferente y podemos encontrar en cualquier lado modelos o celebridades tomándose fotos o simplemente haciendo fila al lado tuyo para comprar un bocadillo.

Nueva York, que demuestra una vez más ser de las mejores ciudades del mundo. Si has estado allí sabes de lo que estamos hablando.

Leave a comment