La hemos visitado ya en muchas ocasiones, y en cada nueva visita descubrimos algo nuevo que nos engancha más. Roma tiene una larga y espectacular historia que atrae a visitantes de todo el mundo que quieren conocer sus impresionantes monumentos y restos arqueológicos que perduran desde la Antigüedad. Son incontables las razones para visitar Roma, enamorarse de ella y desear volver. Su animado ambiente y su exquisita gastronomía son algunas de ellas.

Un paseo por Roma es mucho más que recorrer una antigua ciudad llena de restos arqueológicos. Roma son las cuadrigas en veloces carreras en el Circo Máximo. Roma es el recuerdo de los gladiadores luchando en el Coliseo a vida o muerte. Roma es la visión de los sabios romanos paseando por el foro charlando sobre la democracia.

Más de 16 millones de turistas por año convierten a Roma en la tercera ciudad más visitada de Europa, por detrás de Londres y París, ciudad con la que pelea el puesto de ciudad más romántica de Europa.

Con el inicio de la fase de apertura tras la emergencia por covid-19 y gracias a que Roma y el Lazio tienen niveles muy bajos de contagio podremos volver a disfrutar visitando estos lugares. En Roma, con todo rigor en la aplicación de las medidas sanitarias, te ofrece sus servicios de nuevo con visitas privadas y tours en grupos reducidos respetando las disposiciones de las autoridades.

Para que te aventures a conocer este hermoso lugar, te dejamos los rincones que no puedes dejar de visitar en Roma:

 

Palacio Barberini
El Palacio Barberini, situado muy cerca de Plaza Barberini y una de las vías más importantes de la ciudad, Via del Tritone, es uno de los lugares turísticos de Roma que merece la pena visitar. Antigua residencia de la familia Barberini hace honor a uno de los linajes papales más famosos. Se ha convertido así en uno de los museos más prestigiosos y con mayor número de obras de arte de la Ciudad Eterna.

El palacio es obra del arquitecto barroco Carlo Maderno. Sin embargo, trabajaron en él también Gian Lorenzo Bernini y Francesco Borromini. Allí podrás admirar, entre otras, obras de Tiziano, el Greco, Bernini, Caravaggio, Rafael, Guido Reni. Déjate deslumbrar también por el gigantesco techo con el “Triunfo de la Divina Providencia” de Pietro da Cortona… Un oasis de tranquilidad en medio de una ciudad populosa.

 

Santa Maria in Trastevere
Esta basílica se encuentra en pleno centro de uno de los barrios más turísticos de Roma. Santa Maria in Trastevere se presenta como una de las basílicas más antiguas de Roma y la primera que fue dedicada a la Virgen María.

El lugar de la fundación no es casual. Según la tradición, la iglesia se fundó en la “Taberna Meritoria”, un lugar en el que brotó una fuente oleosa en el año 38 a. C. Más adelante, en el siglo III, Calixto I fundó un pequeño lugar de culto.

La iglesia se abre a una de las plazas más grandes del barrio del Trastevere, llena de vida tanto de día como de noche. Lugar de encuentro para pasear, pasar el día o simplemente compartir una agradable velada.

 

Museos Capitolinos
En la antigua colina del Capitolio se alza sobre la ciudad de Roma uno de los lugares turísticos de Roma con más historia. Se trata, además, de uno de los mejores museos del mundo construido sobre el lugar del antiguo templo de la tríade capitolina. Alberga obras de gran valor y, de hecho, fue el primer museo público conocido como tal e inaugurado en 1734 por el Papa Clemente XIII.

La primera donación que formará el núcleo inicial de los Museos Capitolinos fue realizada por Sixto IV. Este papa regaló en 1471 al pueblo romano algunas estatuas que estaban ubicadas en el palacio de Letrán: la Loba Capitolina, el Espinario, el Camilo, la estatua ecuestre de Marco Aurelio y varias partes de la escultura colosal de Constantino.

 

Galería Nacional de Arte Moderna de Roma (GNAM)
Hablar de arte Moderna o Contemporánea en Roma parece estar fuera de lugar, pero la Ciudad Eterna guarda multitud de sorpresas.

La Galleria d’ Arte Moderna di Roma se encuentra en la Viale de Belle Arti, un nombre muy adecuado para un museo. Fue construido en 1911. Allí podremos admirar obras de arte contemporánea tanto en su colección permanente como las diversas exposiciones temporales que alberga.

Cuando pones un pie en la entrada te das cuenta de que no es uno de los típicos museos y aún menos uno de los que esperas encontrarte en Roma. En su vestíbulo, esculturas de finales del siglo XIX conviven sobre un suelo de cristal que parece roto. Una perfecta armonía que se extiende por todo el museo.

 

Campo dei Fiori
Una plaza entre las orillas del Tíber y Plaza Navona. Lugar de encuentro para residentes de la ciudad y para los visitantes que se pierden por las callejuelas que la rodean. La particularidad de esta plaza reside en que todas las mañanas se organiza un mercadillo de fruta, uno de los más populosos y pintorescos de la ciudad de Roma.

En el lugar donde estaba situado el patíbulo podemos ver un monumento que representa a este fraile dominico. Actualmente, la plaza de Campo dei Fiori se han convertido en un símbolo de la vida bohemia y lugar de marcha.

Es una plaza que hace resaltar los aspectos de la vida sencilla que también os ofrece esta ciudad. Un patio escondido tras el Arco degli Acetari, un horno que hace una pizza buenísima o el antiguo bar en vicolo del Gallo. Todo ello forma el precioso contexto de vida cotidiana durante tu visita a Roma.

 

Basílica de San Pedro del Vaticano
La basílica de San Pedro fue construida sobre la tumba del apóstol San Pedro. En la colina del Vaticano, en tiempos del Imperio Romano existía un cementerio en donde fue enterrado el apóstol.

Cuando vengas a Roma no puedes perderte este lugar lleno de interés y con un significado espiritual e histórico tan importante.
Muchos artistas han hecho de este lugar uno de los más bellos y espectaculares de cuantos pueden disfrutarse en Roma.

 

La Academia de España y el Gianicolo
El Gianicolo es sin duda uno de los lugares más especiales de la ciudad de Roma.

La historia del lugar se remonta a tiempos míticos, evocadores del dios Jano. En este lugar a finales del s. XV se inicia la construcción de un complejo (San Pietro in Montorio) que será uno de las ‘islas’ españolas más importantes de la ciudad.

Muy cerca de la Academia de España están la fuente de Acqua Paola y el monumento a los caídos en las batallas de 1849. Siguiendo el paseo con vistas encontrarás el monumento a Garibaldi…y si estás allí a las doce podrás asistir al cañonazo de mediodía.

Leave a comment