“La meta del yoga es aquietar la mente, para que pueda escuchar con absoluta fidelidad el infalible consejo de la voz interior”.

– Yogananda

Patanjali, un sabio indio (o tal vez una agrupación espiritual de la India, pues aún no se sabe el verdadero origen), describe en Los yogas sutras de Patanjali el óctuplo sendero del yoga (asthanga yoga), los ocho pasos en el camino hacia la visión del alma.

Estos son: Yama, Niyama, Pranayama, Prathyahara, Dharana, Dhyana y Samadhi. En una breve explicación descubrimos los valores del yoga, sus principios, bases y todo aquello que nos da calidad de vida y crece el espíritu.

Yama: Trata sobre los principios éticos y reglas para vivir en sociedad:

Ahimsa: No violencia. No desear herir en palabra, pensamiento o acción.

Satya: Veracidad. Ser sincero y honesto, no mentir.

Asteya: No robar. Ni aprovecharse de una situación que alguien nos ha confiado.

Brahmacarya: Continencia sexual. No implica celibato, sino no desperdiciar la energía sexual, ya que es inmensamente poderosa.

Aparigraha: No codicia. Recibir exactamente lo que es justo. No aferrarse a bienes materiales ni pensamientos o emociones. Total desapego.

Niyama: Disciplinas individuales y actitudes hacia uno mismo.

Sauca: Limpieza. Tanto externa como interna. Una alimentación equilibrada, pensamientos puros y la práctica de asanas (posturas) y pranayamas (técnicas respiratorias relacionadas con la energía vital del ser) limpian el cuerpo internamente.

Santosa: Ser contento. Desarrollar un sentimiento de bienestar independientemente de los resultados de nuestras acciones.

Tapas: Autodisciplina. Elimina las impurezas del cuerpo y la mente. Posturas y técnicas respiratorias son una forma de tapas.

Svadhyaya: Autoconocimiento. Reflexión y autobservación que lleva al desarrollo espiritual.

Isvara Pranidhara: Entrega y renuncia. Libera al practicante de los deseos mundanos.

Asanas: O posturas. Son posiciones específicas del cuerpo que limpian los canales de energía y equilibran el flujo de la misma en el organismo, generando estabilidad física, mental y emocional. Las asanas deben realizarse con plena conciencia y sin esfuerzo, buscando la calma y la comodidad, y sosteniendo un ritmo respiratorio firme y constante. Controlando el cuerpo, se controla la mente; las asanas o posturas son herramientas para acceder a estados más elevados de conciencia. Actúan de manera somato-psíquica: del cuerpo hacia la mente. Se logra la perfección cuando cesa el esfuerzo, y se obtiene la relajación manteniendo la estabilidad y la conciencia.

Pranayama: La palabra pranayama está compuesta por las raíces prana y ayama. Prana significa energía vital y está presente en todas las cosas, animadas e inanimadas. Aunque está íntimamente relacionada con la respiración, es mucho más sutil que el aire o el oxígeno. Todo lo que vibra en el universo es prana. Ayama significa extensión, expansión, amplitud, prolongación, estiramiento. Por lo tanto, la palabra pranayama significa expansión del prana o energía vital. Las técnicas del pranayama utilizan la respiración para influir en el flujo de prana en los nadis o canales de energía del pranayama kosha o cuerpo energético.

La respiración consta de cuatro partes:

1.- Puraka: Inhalación.

2.- Rechaka: Exhalación.

3.- Antarana Kumbhaka: Retención de la inhalación.

4.- Bahya Kumbhaka: Retención de la exhalación. Las retenciones son la parte más importantes del pranayama. Todos los movimientos, incluso la respiración, crean fluctuaciones en la mente. Cuando cesa la respiración se experimente un estado de pausa, y se acceden a niveles más profundos de conciencia. Se corre el velo que cubre la inteligencia y la luz penetra vigorosamente en las partes más profundas del Ser.

“Al igual que la brisa dispersa la nubes que cubren el sol, pranayama aparta las nubes que ocultan la luz de la inteligencia”.

Estos son los cuatro pasos iniciales del asthanga yoga, he conservado los nombres originales en sánscrito para su conocimiento. El próximo mes compartiré los siguientes cuatro pasos. Yoga, como ven, es un camino de vida y muy interesante por cierto, lo cual me enamoró pues cada paso me ha dado calidad de vida, paz interior y una gran alegría de vivir. ¡Hasta la próxima! Namaste.

Paty Maytorena.

Cel.- 66 77 51 28 84

Correo electrónico: patymaytorena@hotmail.com

Leave a comment