‘Mercados por un Futuro Sostenible’ es una iniciativa que busca impulsar estrategias para generar cambios en los patrones de consumo y producción de alimentos.

Las prácticas de consumo responsable serían un paliativo al agotamiento de los recursos naturales del planeta, pues cada vez será más complicado alimentar a los más de 7,000 millones de personas que existen en el mundo. Por ello es necesario impulsar métodos más sostenibles.

En este círculo virtuoso se trata no solamente de disminuir el consumo voraz que caracteriza a las sociedades contemporáneas; también de incentivar métodos de agricultura y distribución de alimentos que, desde su origen, busquen generar un nuevo sentido al cuidado de la Tierra.

Por esta razón, desde hace algunos años surgió Rainforest Alliance, organización internacional que pretende impulsar diversas iniciativas para proteger los recursos naturales.

Es así como se desarrolló ‘Mercados por un Futuro Sostenible‘, un proyecto que busca vincular al sector agrícola y forestal con las empresas y los ciudadanos. De esta forma, todos en conjunto pueden idear y desarrollar estrategias más amigable con el medioambiente y de consumo responsable.

Más allá de una moda pasajera que adoptan algunas personas: quienes un día sólo comen alimentos orgánicos, otro se vuelven veganos y al siguiente mes son macrobióticas; lo que se busca es sentar bases reales en donde toda la cadena de valor y suministro se transforme a partir de un pensamiento crítico y consciente de los efectos adversos que le estamos provocando al planeta.

La consecución de este objetivo implica brindar capacitación a productores para que implementen métodos de cultivo más sostenibles. Mientras que las compañías dedicadas a la comercialización de alimentos deben promover el consumo responsable y la sociedad en general tomar consciencia de cómo sus acciones diarias afectan el desgaste de los recursos naturales.

Para México, ésta sería la oportunidad de crear un mercado con prácticas de consumo responsable que permitan la disponibilidad de alimentos para toda la población del país, independientemente de su situación económica. Asimismo, conservar la producción de ciertos productos como el cacao, el café o la madera,los cuales pueden verse seriamente afectados por el cambio climático.

 

 

*Con información de Forbes*

Leave a comment