Cali María Partida Díaz se convirtió en parte de la Iglesia católica tras recibir las aguas bautismales, en una emotiva ceremonia religiosa que se efectuó en el Templo de Santa Inés.

La pequeña llegó al altar en brazos de sus padres, José Daniel Partida Guzmán, Irene Díaz Echavarría, quienes recibieron una solemne homilía sobre la importancia del primer sacramento en voz del sacerdote.

Después, la cabeza de Cali María fue rociada con agua bendita para ingresar a las filas de Dios, en presencia de sus padrinos, Manuel Díaz Echavarría, Gaby Ley Vela, Luis Guillermo Partida Guzmán y Ana Paulina Verdugo Rivera.

Al finalizar la ceremonia religiosa, los padres y padrinos de la pequeña ofrecieron una recepción en La Primavera para celebrar con familia y amistades que la pequeña es hija de Dios.

Leave a comment