“Nuestras células se dividieron y desarrollaron al ritmo de los latidos de su corazón”

Christiane Northrup-

En este mes de mayo queremos platicar acerca del vínculo Madre e Hija.

Que maravilloso saber que crecimos en el cuerpo de nuestra mamá, somos parte de ella y ella de nosotras, independientemente de la relación que tengamos.

El vinculo Madre e Hija influye queramos o no, en todas nuestras relaciones.

La Madre es la primera persona que nos da la experiencia de amor, desde el embarazo demuestra sus cuidados, la manera en la que nos acepta y nos da la bienvenida a este mundo. Ella es nuestro primer ejemplo de lo que es ser mujer, observamos su rol de mamá o esposa, aprendemos de ella de manera inconsciente incluso hasta adquirimos sus pensamientos y emociones.

Durante la infancia nuestros hijos absorben todo de nosotras, somos su primer ejemplo a seguir, luego llega la pubertad y la adolescencia (considerándose estas etapas como las más cruciales o difíciles), y poco a poco nuestras hijas van desarrollando su identidad, se vuelven más independientes, sus gustos ya no son los mismos que los nuestros, las amigas son sus referentes…

Es entonces cuando en esta etapa debemos ser más pacientes, abrirnos a nuevas ideas, recordar que los tiempos e ideas van cambiando y que debemos aprender a acompañar estando pero no invadiendo, apoyando y no imponiendo, recordando que alguna vez estuviste en su lugar.

La comunicación y el amor son la base para cualquier relación afectiva, ser empáticas, saber escuchar y en especial el respeto, son muy importantes a esta edad, claro que nos encantaría que fuera de ambos lados, pero recuerda que somos nosotras quienes todavía estamos formando a nuestras hijas, seguimos siendo el ejemplo.  ¡Gran tarea la de ser Madre!

A ti que eres mamá de una niña recuerda que estas enseñándola a volar, a decidir, a formarse como mujer, ¿Cuáles son tus heridas de la infancia?, ¿Qué te hubiera gustado que te dijera tu mamá?, los sueños que tenías, ¿los impulsaron o quedaron atrás? ¿Qué valores le agradeces?  ¿Tuviste tiempo de calidad con tu madre? Y si bien nadie nos enseña como tal a ser mamás, esta es nuestra tarea más importante, muchas gracias a todas las mamás que nos abrazan con el corazón.

“Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo. Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida.
Sin embargo… En cada vuelo, en cada vida, en cada sueño, perdurará siempre la huella del camino enseñado”

-Madre Teresa de Calcuta-

 

Melva Malcampo.

Psicoterapeuta Infantil y Educadora Menstrual.

(669) 44 12724

@anandamagiaa

Leave a comment