Hay algunas bebidas naturales que se pueden preparar fácilmente en casa y resultan deliciosas, pero además aportan energía y múltiples beneficios para la salud.

Con el calor del verano nuestro cuerpo produce mucho más sudor, lo que favorece la deshidratación y la pérdida de vitaminas y minerales.

Recuperar todos esos nutrientes y rehidratar el organismo es fundamental para el bienestar, pero no hay por qué hacerlo solo a base de agua.

Estas siete bebidas tonificantes, saludables y deliciosas, ayudan a tu cuerpo a recuperarse y refrescarse después de un largo día.

Agua de cebada

Para preparar cuatro raciones de la bebida:

  1. Pon 150 g de cebada perlada en un colador y lávala bajo un chorro de agua fría.
  2. Hierve tapado a fuego lento con un litro de agua durante 45 minutos, hasta que los granos estén tiernos.
  3. Cuela la cebada, añade 100 g de azúcar, un trocito de canela y la piel de un limón. Deja enfriar.

Esta bebida se emplea para hidratar el organismo en días de mucho calor, pues es muy refrescante. También posee virtudes nutritivas debido al valor mineralizante de la cebada.

Batido de avena y frutas

Para preparar esta bebida llena de vitaminas:

  1. Limpia, pela, despepita y corta un plátano, media papaya, una manzana, un durazno y una taza de fresas.
  2. Vierte las frutas en una batidora junto con 300 ml de bebida de avena y tritura hasta que conseguir un líquido homogéneo.

Este batido está especialmente indicado para la salud de la piel y del sistema nervioso, ya que a las propiedades antioxidantes de las frutas se añaden las vitaminas del grupo B que aporta la avena.

Resulta al mismo tiempo fresco y energético en los días calurosos.

Ponche de manzana

Para preparar cuatro raciones de este ponche:

  1. Lava y exprime un limón. Macera la cáscara del limón junto con su zumo, una cucharada de miel y 50 g de pasas de Corinto durante tres horas.
  2. Licua un kilo de manzanas con su piel y una rodaja de jengibre fresco. Mézclalo con la maceración e incorpora cubitos de hielo.
  3. Corta otra manzana y una naranja a dados, y agrégalas al ponche junto con unas hojas de menta.

La manzana se emplea para tratar problemas digestivos. Por su parte, el jengibre actúa como un excelente tónico circulatorio y digestivo.

Té verde

Para preparar esta infusión fría:

  1. En el fondo de una tetera dispón té verde, las mondaduras de una naranja y un limón biológicos, un poco de nuez moscada y una ramita de vainilla.
  2. Añade azúcar integral y vierte encima un litro de agua hirviendo. Cubre para que infusione y deja enfriar.
  3. En el momento de servir añade el zumo de una naranja y unas gotas de zumo de limón, además de hielo picado si quieres.

Los antioxidantes del té verde resultan muy beneficiosos frente a ciertos tipos de cáncer y reducen los efectos del envejecimiento. Además las especias potencian su efecto energizante.

Horchata casera

Para preparar cuatro raciones de horchata:

  1. Lava 200 g de chufas. Ponlas en remojo durante 12 horas o más, preferentemente en la nevera. Cuando haya pasado el tiempo, cuélalas y tira el agua. Vuelve a dejarlas en remojo 12 horas más.
  2. Sin colarlas, tritura con una batidora y deja macerar dos horas con un trocito de canela. Cuela la pasta y exprímela presionando con fuerza, por ejemplo con una gasa, para extraer todo su sabor.
  3. Agrega unas cucharadas de azúcar y echa a la pasta de chufas que queda un poco más de agua para volverla a triturar.

La chufa resulta altamente energética, diurética y galactógena.

Leave a comment