El 26 de noviembre se celebra el Black Friday, la jornada de compras por excelencia. Aprovecha los descuentos y evita engaños y sustos. Te contamos cómo.

Estamos hablando, cómo no, del Black Friday, la jornada en la que aprovechar para hacer compras con descuentos y de paso adelantar los regalos de Navidad ahorrándonos unos pesos. Este año el Black Friday se celebra el 26 de noviembre.

El Black Friday es una tradición americana que se celebra tras Acción de Gracias. Originariamente duraba un solo día, pero a día de hoy los descuentos se prolongan durante días, tanto empezando antes como acabando después. Este año se espera que el Black Friday dure hasta el 3 de diciembre.

Por si no fuera suficiente, el 29 de noviembre llega el Cyber Monday, el día de las rebajas en las compras por Internet.

¿Estás preparado para arrasar en el Black Friday? Antes de liarte a comprar como si no hubiera un mañana, echa un vistazo a estos consejos para que no te engañen ni tengas ningún problema. ¡Apunta!

Antes de nada ¡compara!

No te lances a comprar lo primero que veas que parece estar barato. Según publica la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), se puede encontrar un mismo producto a precios muy distintos y, a menudo, existe otro producto de mejor calidad que incluso puede ser más barato o tener una mejor relación calidad-precio.

Ojo con las falsas ofertas

Siempre que haya un descuento, en la etiqueta o en la ficha de producto debe aparecer el precio original, el porcentaje de rebaja o ambas cosas. Que el precio original salga tachado no significa que forzosamente sea una oferta. No te dejes llevar por esta estrategia marketiniana.

Para que no te la den con queso, lo suyo es que compruebes como un mes antes cuánto vale ese producto. O si no lo has hecho con ese tiempo de antelación, al menos mirar lo que vale en otros sitios que no celebren el Black Friday. Así sabrás si es una oferta real o no.

Por último, los expertos recomiendan contactar con el departamento de atención cliente y preguntar cuál es el precio de venta recomendado.

Apps de control de precios

Seguramente no tengas ni tiempo ni ganas de andar comprobando si baja o no el precio de un producto. Decimos esto porque el Balck Friday ya no se circunscribe a una sola jornada, sino que puede alargarse como mínimo una semana y durante estos días los precios pueden variar. Existen aplicaciones que hacen este trabajo de control de precios por ti. Entre ellas están Camelcamelcamel.com e Idealo.

Presta atención a las condiciones de devolución y venta

Si compras por Internet, los comerciantes están obligados a hacerte una devolución en los 14 días siguientes sin que tengas que dar ninguna explicación. En época de rebajas las condiciones de compra y devolución pueden cambiar, por ejemplo, no aceptar el pago con tarjeta o que se cambie el plazo de devolución, generalmente ampliándolo. Eso sí, deben anunciarlo claramente y en un sitio visible para que los compradores lo vean. Apúntate el día tope de devolución para no llevarte ningún disgusto.

Tarjetas en vez de transferencias

La OCU recomienda pagar las compras online preferiblemente con tarjeta, ya sea prepago o de crédito. También a través de Paypal. Las transferencias serían la última manera de pagar, sobre todo si no te terminas de fiar del vendedor.

Haz una lista de la compra

Lo peor que se puede hacer el Black Friday es ir a comprar sin ningún tipo de planificación o lista de lo que necesitas o quieres comprar. Esto lo único que hará es que compres de forma compulsiva, malgastes el dinero y te arrepientas.

¿Por qué no apuntas un presupuesto más o menos inamovible? Así serás consciente de lo que vas a gastarte y por qué no, de lo que podrías hacer con ese dinero en caso de no fundirlo en el Black Friday.

Rebajado no significa de peor calidad

Que un producto esté rebajado no significa que sea de peor calidad. La ley prohíbe que se vendan como rebajados productos que estén defectuosos.

Leave a comment